Yaoi Emotion

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Historia
Año 2.016, la actualidad. Muchas veces las personas habían imaginado como sería el mundo en un futuro, que novedades serían capaces de ir viendo con el tiempo y como iría evolucionando la raza humana. Muchos de ellos incluso habían pensando que con el avance de la tecnología y la ciencia y si alguna vez sería posible que los humanos fuesen algo más que eso. ¿Pero y si todo esto ya fuese una realidad? ¿Y si la ciudad por la noche tomase un aspecto diferente al habitual? Si deseas conocer más acerca de este mundo extraño y diferente no dudes en visitar la pequeña pero viva Ciudad Scarlatta.
Novedades
00.00
Foro reformado y re-abierto! Esperemos que nuestros usuarios disfruten con este nuevo estilo

00.00
Normas Actualizadas. Debido a la reforma del foro las normas han sido actualizadas, os pedimos que paséis a verlas de nuevo.

00.00
Nueva Mini-Sección. Reconocimientos! Que esperamos que pronto se pueda actualizar con la ayuda de todos.
Reconocimientos
Nombre apellido
Mejor Uke
Nombre apellido
Mejor Seme
Nombre apellido
PJ más activo
Últimos temas
» — Eliminar/Reactivar/Editar.
Mar Oct 24, 2017 1:45 pm por Cathaoir Kramer

» Re afiliación élite [Crisom Village]
Lun Sep 25, 2017 1:28 pm por Kael

» Zorrito -ID-
Dom Abr 30, 2017 10:09 pm por Kotaro

» REGLAS GENERALES
Dom Feb 19, 2017 9:02 pm por Dashiell

» Haruya nagumo
Lun Ene 09, 2017 9:33 pm por Youji

» Ritsuka Aoyagi
Dom Nov 06, 2016 10:48 pm por Ritsuka Aoyagi

» Que los pecados y los vicios te guien [Diony ID]
Lun Oct 03, 2016 7:46 pm por Youji

» Nishinoya [ID]
Lun Sep 26, 2016 6:24 pm por Youji

» Nos volvemos a encontrar [Privd]
Miér Sep 07, 2016 6:29 pm por Ashram

Afiliados

Élite 22/40
The Afterlife Oblivion
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best. Se le agradece a los creadores de códigos de Savage Themes. Emotion Yaoi esta bajo la protección de Creative Commons cualquier edición, texto o historia, pertenece a sus respectivos dueños, en el caso de cualquier plagio, tanto de diseño como cualquier otro tipo, será denunciado, garantizando de este modo la seguridad del foro y la de sus miembros. El diseño del foro está realizado por el staff, y las imágenes pertenecen a ZeroChan, a Danbooru y a DeviantArt.

Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Miér Jun 08, 2011 6:39 pm

La noche había sido estupenda. Tras empezar en el colegio con no muy buen pie, su primer fin de semana en aquel sitio había llegado con una noticia inmejorable: sus amigos estaban en marcha. Al parecer, tirando de los hilos habían dado con "el primo de un amigo", quien curiosamente regentaba un antro en la zona. Eso significaba que no solo volvería a estar con sus amigos, sino que también habría concierto. Se lo confirmaron, emocionados, cuando debía estar en clase de lengua.

Aquella noticia era lo que necesitaba: a pesar de haber empezado a realizar... amistades en el colegio, el mundo de este no era el suyo y nunca lo sería. Admitía que le gustaba mucho más que los anteriores y que había superado sus expectativas. Pero necesitaba volver a contactar consigo mismo. Volver a estar entre personas que no le miraran raro por su aspecto, como había pasado con ese guapo rubio del día de su llegada.Volver a vivir en su realidad.

Y así había sido. Tras dos horas de concierto (al que había acudido más gente de lo esperado, teniendo en cuenta que apenas eran conocidos por ahí), la noche había seguido entre bailes, risas y copas. Las horas habían pasado rápido y antes de que se diera cuenta era más temprano que tarde. Pero eso no le había importado. No, al menos, si al tomar de su copa no hubiera notado un cosquilleo en la lengua. Eso era raro, porque estaba acostumbrado al efecto del alcohol, y había optado por ir al baño. Cuando la luz fluorescente que iluminaba el servicio le dio en los ojos y el vio, literalmente, como todo bailaba a su alrededor, supo que no era el alcohol lo que le afectaba. Alguno de esos capullitos le había puesto algo en la copa.

Si en una situación normal no se hubiera realmente preocupado mucho, bajo los efectos de lo que fuera lo que fuere le hubieran dado solo pudo tomárselo a pitorreo. Le entró la risa floja y pronto se volvió a ver envuelto en un mar de gente, sintiendo que había despegado los pies del suelo. Aun así, tuvo el suficiente sentido común como para salir al exterior a tomar el aire, antes de hacer algo de lo que pudiera arrepentirse. Prefería guardarse sus propias opciones para cuando estuviera plenamente consciente.

Salió al callejón al que daba la salida de emergencia y anduvo hacia una de las salidas. Pasó al lado de un par de contenedores y se apoyó en la pared para seguir guiando sus pasos. Solo por si acaso. A pesar de que quería llegar a la calle, se quedó por el camino. Se dejó caer con la espalda pegada a los ladrillos desnudos que decoraban las paredes de aquella pequeña callejuela y se palpó la chaqueta de cuero en busca de sus cigarillos.

Joder– maldijo en voz baja, con una risita estúpida. Sus dedos encontraron el bolsillo de la caja de tabaco, pero el siguiente reto fue el encender el cigarrillo. No conseguía hacer que la luz dejara de bailar. Se quedó allí, con la mano en alto y el cilindro sostenido por los labios, aun intentando realizar su tarea.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2011 3:29 pm

Bostezo al tiempo que estiraba los brazos hacia el cielo como si quisiera tocarlo, hacia horas que habia salido del instituto, el plan era simple, salir, caminar por un rato, entrar a una cafeteria discreta, descanzar y bebes un pequeño cafe y por ultimo salir y continuar con su caminata hasta que ya no soportara mas. Genial plan para pasar la noche de un fin de semana... ya habia escuchado que habria un pequeño concierto en un lugar cerca de donde se encontraba pero no le gustaba mucho el ruido, y sabia que ir a ese lugar significaba oler desde drogas hasta cualquier tipo de bebida alcoholica, no era como si el fuera un samaritano, pero al menos sabia controlarse.

Metio las manos en los bolsillos de la gabardina al tiempo que chasqueaba la lengua con fastidio y pateaba una pequeña lata que se encontraba en su camino, pronto el recuerdo de sus padres llego a su mente y fue hay donde se perdio una vez mas, tan metido estaba en sus recuerdos que no noto que habia llegado frente a un local donde al parecer habia una fiesta, el retumbar de la musica fue lo que lo regreso a la realidad, cubrio agacho las orejas por unos momentos antes de acostumbrarse a aquel bullicio.

Una pequeña mueca se poso en sus labios antes de suspirar y caminar hacia una callejuela a uno de los costados de aquel lugar con la idea de rodearlo he irse de hay lo mas pronto posible, el lugar en si apestaba un poco por las bolsas de basura regadas por doquier, ante ello arrugo un poco la nariz, continuo caminande y lo hubiera seguido haciendo si no fuera por que sus desarrollados sentidos lo alertaron de que un poco mas adelante de el se encontraba alguien, con sigilo y en completo silencio como todo zorro se acerco hasta aquella persona, no la habria visto si su vista no hubiera desendido hacia el suelo, lo observo detenidamente, al parecer teni una batalla titanica con el encendedor un cigarro, ante ello rio para sus adentros, se acerco solo unos centimetros mas y fue donde confirmo que aquel extraño era mucho mayor que el, penso en darse la vuelta he irse, pero no podia dejar a aquel extraño de esa manera y en ese lugar, podria pasarle algo.

Suspiro de manera discreta para asi acercarse hasta el, se inco frente suyo para quitarle de manera suave el encendedor y el cigarro, al tener ambas cosas en sus manos de manera rapida encendio el cigarrillo, al haberlo logrado guardo el encendedor en el bolsillo de la chaqueta de aquel chico y por ultimo le dio el cigarrillo en los labios. Meneo las colas unos momentos antes de hablarle con von voz en tono moderado- No voy a preguntar si estas bien porque es obvio que no...-lo olisqueo un poco y gruño levemente, el sudor que despedia estaba mezclado con algo que el conocia muy bien, droga, mas bien algo asi como un somnifero; suspiro y rodeo la cintura de aquel chico con su brazo y con algo de esfuerzo se levanto levantandolo a el de paso, su pequeño cuerpo no aguantaba tanto peso pero se obligo asi mismo a avanzar, salieron de aquel callejon y ante ello suspiro aliviado, el aire estaba limpio; miro a aquel desconocido y suspiro antes de hablar de nuevo-Necesitas tomar algo.. un cafe te hara bien- dicho eso empezaron a andar nuevamente, al menos no se encontraban tan lejos de su cafeteria favorita.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Miér Jul 20, 2011 10:12 pm

En serio, aquella llama se la tenía jurada. No podía entender si no como demonios era posible que los dedos se le hubieran entumecido sujetando el mechero, sin que su cigarrillo lograra encenderse. Estaba tan entretenido tratando de que el fuego alcanzara el tabaco que bien podría haber pasado una tromba por la callejuela sin que él se percatara. De hecho, no fue una tromba lo que pasó, pero si alguien.

No se enteró ni siquiera cuando se detuvo frente a él. Solo se percató de su presencia cuando los objetos de sus manos fueron retirados. Entonces, frunciendo el ceño (¿Estaba viendo visiones? ¿Qué era lo que le habían echado?) alzó la vista. Lo primero que vio fue una mano acercarse y tocarle algo del cuerpo que no acababa de sentir. Lo segundo, otra mano con el dichoso cigarrillo encendido acercándose a sus labios. Lo recibió de forma automática, sin pensar quién podría estar en ese sitio a aquellas horas. Era bastante inconsciente y en ese momento lo último que pensaba era en que estaba en un callejón oscuro de uno de los lados más apartados de la ciudad a altas horas de la madrugada. Se limitó a rodear el cilindro con los labios y dar una profunda calada.

Le sentó bien: la nicotina consiguió espabilarle, ayudada por el humo ardiente que le hizo escocer una garganta irritada después de muchas horas de gritos. Cerró los ojos y echó la cabeza hacia atrás, esbozando una sonrisa sin dejar de hacer presión sobre el filtro para evitar que este se cayera. Podría haberse tirado así horas, inmune a la suciedad y la soledad. No obstante, parecía que el destino tenía otros planes, porque una voz indefinida que levantó eco en sus oídos interrumpió su... meditación. Abrió los ojos perezosamente, tratando de entender qué era ese conjunto de sílabas sin sentido de su cabeza. Sus iris, de color azul eléctrico ese día, tardaron un segundo en enfocar el sitio del que provenía la voz. Estaba a punto de encontrarles significado a las palabras cuando por fin visualizó el emisor del mensaje. Y su cerebro cambió de tema. Porque eso tenía que ser un sueño. Una sonrisita estúpida tomó sus labios y él tuvo que agarrar el cigarrillo para que no se cayera.

Eh, tienes orejas– comentó, con un tono de despreocupada felicidad que solo podían conseguir los opiáceos. Ni siquiera se fijó en que el chico se agachaba y le cogía hasta que dejó de sentir el suelo con su trasero–. Lo siento. No salgo con cosas de mi imaginación, aunque me gustaría– no sabía a donde le llevaba, pero no le importaba demasiado. El calor que desprendían las máquinas de aire acondicionado de los pubs hacían que el callejón estuviese sumido en un calor insano que se hacía soporífero.

Quizás por eso o quizás por que las drogas estuvieran subiendo su temperatura corporal, el salir a una calle amplia hizo que de pronto devolviera los pies al suelo en cuanto la brisa se metió bajo su chaleco de rayas azules y negras y recorriera sus brazos descubiertos, porque bajo el chaleco lo que había era musculosa. Por supuesto, no le despejó completamente, porque todo seguía teniendo un toque irreal y si giraba la cabeza muy deprisa los colores vibraban de forma extraña. Pero el caso era que recuperó un poco de la noción de la realidad y entendió que estaba andando. De una forma inclinada bastante extraña, por cierto. Movió el brazo cuya mano sujetaba el cigarrillo para llevárselo a la boca, dándole una calada, como si eso le ayudara a pensar.

De alguna manera lo hizo, porque entonces notó que su otro brazo estaba ocupado. Ocupado no, exactamente. En realidad, rodeaba algo. Giró la cabeza y se encontró con una mata de cabello plateado del que surgían dos orejas. Era la visión de antes. Aunque no podía ser una visión si estaba tocándola. Para asegurarse, levantó un poco el brazo hasta alcanzar una de las puntas de aquellos órganos animales. La cogió entre el dedo índice y el pulgar y la palpó.

Son de verdad– tal como si aquella revelación hubiera abierto su mente, se percató entonces de que aquella cabeza tenía un cuerpo y de que se estaba apoyando en el para caminar. Luego entonces, no estaba desafiando la gravedad. Entonces tomó la primera decisión coherente: colocarse recto. Algo le decía que aquella estatura no era suficiente para sus setenta kilos. El impulso podría haberle tirado si no hubiera tenido la suerte de tener la pared al lado.

Apoyó la mano en ella, notando vagamente la textura, a pesar de que estaba más bien concentrado en andar erguido sin dar traspiés. Absorto, ni siquiera se preguntó a dónde le llevaba aquel ser que parecía sacado de una novela de Carroll.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 30, 2011 2:57 pm

Spoiler:
Off: disculpa la tardanza creeme que no fue mi intencion, lamentablemente enferme y no pude aparecerme por aqui (:

Despues de unos momentos de pesada caminata rei con diversion, me causaban gracia sus conclusiones aunque ¿que poda esperar de alguien que estaba bajo los efecos de un somnifero? rei nuevamente esta vez para mis adentros, lo mire de reojo y le sonrei mientras meneaba con algo de fuerza mis colas-Claro que soy real nya,mucho muy real-lleve mis colas hacia su rostro dandole pequeñas caricias de manera suave solo por unos momentos antes de apartarlas de el y dejarlas menearse al compas de las pequeñas corrientes de aire que pasaban cerca de nosotros de vez en cuando, acomode mejor el brazo que mantenia al rededor de su cintura y suspire con algo de frustracion, empezaba a sentirme agotado, mi cuerpo ya empezaba a temblarme de manera leve, eso era señal inequivoca de que necesitaba un pequeño descanzo, chasquee la lengua con fastidio al tiempo que fruncia de manera leve la nariz y continue avanzando; pronto aquel extraño se coloco derecho, ante ello lo agradeci en silencio, recargo una mano en la pared cercana a nuestra pocision alejandose de mi y rompiendo el agarre que mantenia sobre el, suspire y una vez mas me acerque todo lo que pude para asi rodearle la cintura nuevamente y retomar nuestra caminata.

-Oye... despabila si? a este paso jamas llegaremos a la cafeteria nya-acelere el paso obligandolo a el a hacerlo tambien, quizas no seria muy gentil de mi parte pero al menos con esa pequeña actividad en donde debia coordinar sus pies he inhalar profundamente aquel aire frio, los efectos del somnifero disminuirian aunque fuera un poco; caminamos un poco mas hasta que finalmente suspire con alivio, a menos de 100 metros se encontraba la cafeteria, mire al chico a mi lado y sonrei de manera algo leveMira, ya hemos llegado nya... por cierto, lamento haberte traido hasta aqui sin tu consentimiento... pero no podia dejarte en aquel callejon-caminamos solo unos 5 segundos antes de estar frente a al entrada de la cafeteria, con sumo cuidado abri para dejar pasar a aquel chico primero y seguidamente yo, lo solte por unos segundos dandome cuenta de que ahora al menos ya podia mantenerse en pie solo sin tambalearse tanto, de manera lenta lo guie hasta una de las mesas mas apartadas pasando de esa manera frente a la barra, el hombre ya algo mayor tras ella me saludo con una sonrisa y un movimiento de mano a lo que yo respendi de misma forma. Con cuidado deje que se sentara para seguidamente ser yo quien tomar asiento a su lado.

Una de las meseras se acerco a nosotros para asi tomar nuestra orden, de manera inmediata mire al chico ami lado y ordene un cafe, uno bien cargado sin nada de azucar, existia la posibilidad de que no fuera de su agrado pero eso era lo mas efectivo para hacerlo reaccionar del todo, para mi pedi un chocolate caliente, aquella chica solo anoto en la pequeña libreta en sus manos para asi dar la media vuelta he irse; menee las colas mientras bajaba un poco las orejas al tiempo que dirigia mi mirada al chico a mi lado-Me llamo natsuo, ¿cual es tu nombre?-no esperaba que me contestara, seguramente estaria pensando que era un loco al haberlo llevado a un lugar el cual no conocia aunque preferia que me creyera un loco a haberlo dejado en aqul callejon totalmente sucio, dogrado y vulnerable a cualquier peligro que la noche fria ocultara.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jul 31, 2011 1:42 am

Spoiler:
Off: No te preocupes. Sé lo que es eso porque a mi me ha pasado, así que tu tranqui. Espero que estés mejor

Escuchó una cristalina risa responder a su observación. Confuso, frunció el ceño. Habría dicho algo, pero justo cuando habría la boca algo peludo y suave le tocó la mejilla. Después, algo igual le tocaba la cara por el lado contrario. A pesar de que las farolas iluminaban la calle y el cielo empezaba a aclararse, no fue capaz de nada más que de ver un destello blanco. El cigarrillo se le cayó de la mano de la sorpresa y se prometió mentalmente no volver a dejar su vaso descuidado.

Con ese pensamiento y la deducción de que, definitivamente, aquello que le cargaba era real, se puso recto. Bueno, quién decía recto quería decir que se caía hacia el otro lado. Por suerte la pared evitó que probara la dureza del asfalto. Ya lo haría otro día. El movimiento brusco hizo que el mundo temblara. Tardó varios segundos en estabilizarse, y cuando lo hizo un cepo en su cintura le obligó a moverse. Lo hizo sin pensar, al parecer nada preocupado con su destino.

Las puntas de su flequillo cayeron desordenadamente sobre sus ojos cuando una ráfaga de aire le empujó por detrás. Escuchó al otro recriminarle algo, sin embargo estaba demasiado concentrado en darse cuenta que las puntas, que debían ser del mismo color de su cabello, habían perdido el tinte que se había puesto. Ni siquiera se dio cuenta de cuando cesó el agarre en su torso: estaba mirando con aire de sospecha al fluorescente del techo del sitio al que había ido a parar. Miró alrededor, con cierta curiosidad, porque no tenía ni idea de dónde estaba exactamente. Mesas. Mesas vacías. Fue guiado entre ellas por una mano que acabó por sentarle en una de las mesas. Entonces, por primera vez en la noche, pudo ver a su... ¿Guía?

Parpadeó lentamente y le miró de arriba a abajo. Piel blanca, cabello plata. Ojos azules de diferente tonalidad que sus lentillas, más claro. En la frente, una... ¿Qué era eso? ¿Un tatuaje? No, no parecía algo así. Bueno, era un lo-que-fuera azul. Era bonito. Quería tocarlo, pero su sentido común despertó en ese momento y le dijo que no era una buena idea. En lo que si se fijó era en que el chico le miraba. Tras el, alcanzaba a ver algo parecido a un delantal, pero fue demasiado fugaz como para que se fijara bien. Las pupilas del chico volvieron a fijarse en él, pero las suyas en cambio subieron a examinar con curiosidad las orejas que acababan de moverse. Esbozó una sonrisa similar a la de un niño el día de Navidad. Quizás por esa atención fue capaz de entender lo que decía el chico.

...– no contestó enseguida. Se pronto, le daba la sensación de que estaba en un cuento como el de Alice in Wonderland. Solo que él era chico y aquel no era un conejo. Y Alice no estaba drogada cuando le vio. Bueno, podía decir que eso era una nueva versión. ¿Fukuwa in Wonderland? Le entró la risa solo de pensarlo–. ¿Natsuo?– repitió, después de que el ataque se le pasara. Natsuo. Natsuo, Natsuo. Tuvo que repetírselo varias veces mentalmente, para no olvidarlo–. ¿Mi nombre? Yo me llamo... Fukuwa. Pero tú puedes llamarme Fuku.

Por lo general, cuando decía eso lo hacía con tono coqueto. En ese momento, su coqueteo estaba ausente. Se había limitado a decirlo con la naturalidad con la que actúan los despreocupados. No estaba tan mal, después de todo. En ese momento, apareció una camarera con una bandeja. Colocó dos tazas en la mesa, cada una en frente de ambos. Contempló la suya.

¿Para mi?– preguntó porque estaba seguro de que no había hablado. ¿O sí lo había hecho? Bah, daba igual. Se limitó a coger la pieza y a llevársela a los labios, sin pensar en qué podría ser. Pronto lo averiguó: un trago amargo atravesó su garganta e hizo que se atragantara, pero eso también fue porque estaba hirviendo.

Hizo una mueca de asco y de dolor. Su garganta irritada se quejó por aquel maltrato. Y él odiaba el café. No obstante, tuvo que reconocer que la cafeína ayudada por el calor consiguió que sus oídos dejaran de recibir los sonidos con eco. Podía sentir, incluso, como sus dilatadas pupilas se encogían rápidamente. En fin, había que hacer de tripas corazón. Levantó la taza y dio otro sorbo.

Gracias, supongo– dijo después de que su boca se volviera a torcer por el desagradable sabor. Se escuchaba mejor, al menos un poco más despierto. Incluso entonces, se percató de detalles en los que no se había fijado, como en que su acompañante parecía mucho menor de lo que esperaba. Extendió su mano libre para tocar su mejilla con el dedo índice, como si quisiera asegurarse de que su rostro era real. Quería preguntarle por su edad, pero de sus labios salió algo diferente–. ¿De qué libro has salido?
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Dom Jul 31, 2011 10:01 pm

Lo escucho reir y seguidamente repetir su nombre en modo de pregunta, durante unos momentos se quedo en silencio como si pensara en algo hasta que repentinamente hablo de nuevo,"Fukuwa" ese era su nombre aunque le pidio que lo llamara fuku, era algo extraño pero no por eso menos bello, incluso podia decir que el gustaba, no hablo de nuevo, esta vez solo se limito a dedicarle una pequeña sonrisa. Despues de unos momentos la mesera regreso con el pedido he inmeditamente tomo su chocolate dandole un gran sorbo, lo saboreo durante unos segundos dejando el agradable sabor impregnado en su boca para asi tragarlo y sentir el agradable calor que proporcionaba.


Lo miro tomar el cafe, sabia que fuku no sabia lo que era asi que simplemente se quedo callado y lo observo, un tinte de preocupacion se dejo mostrar por unos instantes en su mirada en el momento en el que lo vio atragantarse, penso en que quizas habia sido mala idea darle aquel cafe aunque segundos despues, supo que no habia sido del todo mala su idea, pues unos momentos despues aquel chico parecia estar mucho mejor que cuando lo habia encontrado en aquel callejon.

Lo escucho hablarle nuevamente y ante ello sonrio-De nada nya-fue lo que respondio al escuchar el pequeño "gracias...", de parte de fuku y sonrio al notar la mejoria en su voz, estaba a punto de darle otro sorbo a su chocolate cuando repentinamente fuku llevo su mano hacia su rostro para despues darle un pequeño toque con el dedo indice, ante ello lo miro curioso, no entendia porque habia echo aquello hasta que unos segundos despues preguntarle de que libro habia salido; ante ello empezo a reir como si le hubieran contado el mejor chiste del mundo, se llevo una mano al estomago tratando de apaciguar el pequeño dolor en el, se calmo rapidamente y al hacerlo completamente solo sonrio con ganas sin apartar su vista de el.

- ¡Eres un humano tan gracioso!... no he salido de ningun libro nya soy real-movio las orejas y meneo las colas justo frente a su rostro solo unos segundos para no incomodarlo, recargo los codos en la mesa olvidandose de la etiqueta y recargo su barbilla en sus manos mientras lo observaba con uns sonrisa- No soy una ilusion nya, ademas... crei que los efectos del somnifero ya se habian pasado lo suficiente como para que pudieras diferenciar entre la ilusion y la realidad, yo soy real nya- llevo una de sus pequeñas manos a la mejilla de fuku dandole una suave caricia-¿Lo ves?-sonrio mientras acunaba parte del rostro del mayor en su pequeña mano, esperando a que este por fin le creyera.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 01, 2011 10:44 pm

Spoiler:
Off: Perdona por lo corto. Mi cerebro está oficialmente muerto. Prometo que el próximo lo hago más mejor (?)

Observó como Natsuo empezaba a reír como si le hubiera contado un chiste, uno especialmente divertido, para después decirle que le resultaba muy gracioso. ¿Realmente lo era? No estaba seguro, porque había hablado en serio. Tomó otro sorbito de café -que sospechosamente se tornaba más amargo conforme seguía bebiendo. Algo estaba fallando- y esperó a que se le pasara de forma tranquila, encajando bien el buen humor del peliplata. Era agradable verle sonreír, especialmente porque era una sonrisa de lo más franca. Diferente, de muchas maneras, a las que veía en su sub-mundo.

Sé que no eres una ilusión– se quejó, aunque de forma más bien poco convencida, cuando éste le confirmó que era de carne y hueso. Podría haberse esforzado por echarle un poco de dramatismo, pero estaba profundamente fascinado por cómo se movían sus orejas. Y sus colas, como comprobó después. Llegó a la conclusión de que posiblemente eso había sido la caricia peluda que había recibido en el camino–. Pero pareces salido de un cuento. Y bueno, no sé, hay cosas raras por el mundo. No sería tan extraño, después de todo...–en su corta estadía en el colegio, se había topado con un vampiro y dos gatos. Él era demasiado despreocupado como para poner en duda algo que no fuera el poder del dinero–. No me hagas caso– suspiró, meneando la cabeza, consciente de que quizás sonaba menos irracional en su mente por efecto de las drogas.

Sin embargo, encontró harto agradable el contacto de la mano del menor con su rostro. Era más cálido de lo que podría haber esperado. Le gustaba. Entonces, una pequeña voz traviesa le susurró desde algún rincón desconocido que seguramente sería aun más fácil de creer si le tocara otra cosa. Tosió, desprevenido por la depravación de su mente. Tragó saliva y sacudió la cabeza, ahogando a aquella vocecita indiscreta. Seguramente sería algún efecto secundario, estar tan desinhibido. Porque él era... bueno, se podía decir que de “vida alegre”, pero tenía sus límites. Si, sería eso que le habían echado. Y, a propósito de ello...

¿Cómo sabes que me echaron un somnífero?– preguntó con cierta curiosidad, apoyando su codo en la mesa y posteriormente su mentón en su palma, ya que había separado el rostro de la mano del menor al menear la cabeza. Su mano libre subió de su pierna a la mesa, donde se centró en recorrer el borde de la taza con el dedo índice de forma distraída, aunque sin apartar la vista de aquellos ojos de cielo.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 02, 2011 7:34 pm

Spoiler:
Off: no hay problema jeje espero que tambien disculpes que yo lo haga corto

Lo escucho hablar neuvamente y se dedico a prestarle atencion, sonrio levemente y se encogio de hombros restandole importancia en cuanto le dijo que no le hiciera caso, pronto el silencio reino una vez mas, aunque fue solo por unos momentos antes de que el mayor quien bebia despreocupadamente su cafe se atragantara, ante ello se preocupo un poco y se apresuro a darle unas pequeñas palmaditas en la espalda -¿Estas bien?-, no le respondio y solo lo observo menear la cabeza, negando, ante ello suspiro, quizas seria mejor llevarlo a otro lugar. Lo miro nuevamente con curiosidad, queria preguntarle varias cosas, entre ellas si, conincidentemente ambos asistian a la misma academia.

Salio de sus cavilaciones en cuanto lo escucho hablarle nuevamente y adoptar la misma pose que el, tomo la taza e humeante chocolate frente a el y se la lelvo a los labios dandole un pequeño sorbo sin dejar de mirarlo a los ojos, dejo con suavidad la taza sobre la mesa nuevamente antes de cruzar la pierna y sonreirle- ¿Que como lo se? facil... los sentidos de los zorros estan muy desarrollados, nada comparado a los de los humanos, lo supe por tu sudor... esta mezclado con el somnifero- tomo una de sus colas entre sus manos para acariciarla de manera lenta mientras continuaba observando a fuku

- Aunque es algo inusual, normalmente no deberia pasar nya... jajaja aunque claro, seguramente a la persona haya puesto eso en tu bebida se le paso la mano-rio levemente, tomo la taza nuevamente dando asi el ultimo sorbo, dejo que sus colas continuaran meneandose sin improtar las miradas curiosas, aunque la que no pudo ignorar fue la del mayor sentado frente a el, ante ello rio para sus adentros, era de esperarse que sintiera curiosidad; sus colas serpenteantes se acercaron hasta fuku dandole pequeños y suaves toques

-Puedes tocarlas si quieres nya no me molesta, solo no las jales me duele mucho-le sonrio, sus orejas en mantenian en punta y se movian de manera leve, se llevo las manos hacia sus plateados cabellos acomodandolos con los dedos y quitando los mechones que le impedian ver bien dejando al descubierto la marca en su frente.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Miér Ago 03, 2011 2:00 am

Spoiler:
Off: No te preocupes. Nunca exijo más que lo que doy, y sé que con ese post no había mucho con lo que trabajar.

Se dio cuenta, mientras hablaba, de que Natsuo era una persona... Observadora. Atenta. No despegaba la mirada de él, ni siquiera cuando pensaba. Se fijó en ello, al ver sus pupilas quietas. Todos hacían lo mismo cuando pensaban. También se percató de que era educado, agradable. Una persona diferente a lo que él representaba. De alguna manera, le recordaba a Takuma. Le recordaba, más bien, a la escuela.

Se preguntó si sería de por allí. Parecía joven, quizás podría ser de las clases de los pequeños. Aunque eso le llevaba a preguntarse que haría en ese sitio, a esa hora, un chiquillo así. Bueno, para empezar, no sabía siquiera su edad ni si estaría en la academia. No era humano, ¿que podría saber con solo mirarle? Bueno, eso le daba la opción de preguntar. Aunque primero prefirió centrarse en su respuesta. ¿Fácil? Arrugó la nariz. Para él no era tan obvio. Bueno, lo cierto es que su cerebro no estaba en los mejores momentos.

Habría dicho algo interesante, tal vez algo ingenioso, cuando captó un movimiento en el límite de su campo visual. Abajo. Se encontró con que el peliplata había cogido una de sus colas y la acariciaba. La miró, embobado. Tenía que admitir que sentía mucha curiosidad por ellas. Más bien, estaba fascinado. Se preguntaba cómo sería tener una cola. Que se sentiría. Preguntas estúpidas típicas de alguna novedad. Aunque por mucho que fuera consciente de su estupidez, no las podía evitar. Ni siquiera pareció molestarse cuando le dijo que aquello no era normal, que seguramente le habían echado una dosis superior. Sí, el también lo sospechaba. No es que fuera adicto, pero sí que había probado drogas. Estaba seguro de que nada normal le habría afectado tanto. No obstante, ese no era el caso. Ya lo pensaría más tarde.

¿Puedo?– repitió con cierta incredulidad, al ver como el menor le animaba a hacer lo que estaba pensando. Sonrió con los toques que le daba: le hacían cosquillas. Soltó su taza y acarició ligeramente una de las colas, la más cercana–. Es suave– contempló, sonriendo. El pelo, liso, dejaba que sus dígitos se deslizaran como si de seda fuera. le gustaba la sensación–. ¿Cómo... se siente?– preguntó de una forma un tanto repentina y sorpresiva, después de varios segundos en silencio. Le había salido sin pensar.

Suspiró y su otra mano soltó su mejilla, para dejarse caer sobre la taza. Él también terminó su bebida, reprimiendo una última mueca con el sabor, al sentir pequeños gránulos que seguramente serían parte del café. Alzó la vista hacia su rostro y se encontró que se movía el cabello. Se centró en aquella marca azul. Era hipnotizante, principalmente porque no alcanzaba a entender su significado.

Eso... ¿También es parte de ser zorro?– inquirió, con los ojos fijos en ella, dando a entender a qué se refería–. Y ya que me estoy convirtiendo en un interrogador...– continuó, incapaz de mantenerse serio–. ¿Puedo aprovechar y preguntar de paso si eres de por aquí? Por como te mira la camarera– hizo una pausa para hacer un pequeño movimiento con la cabeza, señalando a la chica que les había servido y que casualmente les estaba echando un ojo en esos momentos–, parece que sí.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 07, 2011 7:03 pm

Spoiler:
Off:Perdona mi tardanza S:

Rio para sus adentros algo divertido ante la incredulidad en su pregunta asi que solo se limito a asentir con la cabeza, lo miro dejar la taza nuevamente sobre la mesa apra asi poder centrarse en sus colas, entrecerro los ojos al sentir las calidas manos de fuku acariciandole, ante ello se relajo casi por completo y empezo a ronronear de manera leve, le era imposible no hacerlo; como la mayoria de los animales los zorros tambien disfrutaban de ser acariciados y mimados, hubiera seguido en su letargo si el mayor no le hubiera hablado nuevamente, se despabilo de manera algo lenta y a regañadientes, hacia mucho que nadie le mimaba y habia extrañado mucho sentir caricias proveninentes de manos ajenas.

Ante su pregunta sonrio de manera algo leve para asi contestarle- mm bueno es como tener un par de manos extra o algo por el estilo.. aunque son muy sensibles-bostezo cubriendose la boca con una de sus pequeñas manos antes de desviar la mirada hacia el ventanal cerca de donde estaban y observar hacia la calle, pronto se puso a pensar en si seria buena idea empezar a hacerle algunas preguntas, tenia mucha curiosidad por saber mas acerca de el.

Si habia algo que identificaba a los zorros ademas de su gusto por los mimos y juegos era su extrema curiosidad, estaba dispuesto a preguntar cualquier cosa, como su edad, que cosas le gustaban hacer, a que se dedicaba, si alguna vez habia ido al circo... ok eso ultimo sonaba extraño pero el jamas habia ido a uno y cuando escuchaba hablar sobre ellos su bendita curiosidad hacia acto de presencia muy interesada por saber como era el circo.

La voz de fuku llamandole lo regreso por milesima vez en poco tiempo, a la realidad, en un principio no supo a que se referia su pregunta pero al notar a donde se dirigia su mirada lo entendio- No no en realidad, solo lo tengo yo nadie mas dentro del clan lo posee nya.. o al menos eso es lo que me dijeron-aquello ultimo habia sido casi un murmullo porque, ni siquera el conocia la respuesta, jamas conocio a su clan ni a sus verdaderos padres, al menos no en vivo y a todo color, aveces en las noches podia divisar de manera clara y nitida a su progenitora la cual le habia explicado cosas acerca de sus origenes a la corta edad de 5 años y el porque lo habia dejado con una pareja humana,y observandola bien pudo notar que se parecia mucho a ella a excecion de los ojos que segun ella eran de su padre, bajo un poco la cabeza mientras agachaba de igual manera sus orejas, no le gustaba mucho hablar sobre ello o recordarlos, le dolia, suspiro mientras meneaba la cabeza de manera leve despejandose, la voz de fuku lo hizo levantar la cabeza nuevamente.

Lo miro señalar con la cabeza hacia uno de sus costados y ante ello de manera discreta dirigio su mirada a ese mismo punto notando asi que la mesera los observaba, ante ello rio de manera leve-Bueno me mude hace algun tiempo asi que podria decirse que si nya me gusta mucho esta cafeteria soy cliente frecuente jeje-meneo las colas con algo de fuerza mientras observa a fuku, por unos momentos se quedo en silencio hasta que no podiendo contenerse mas rompio aquel silencio

- Oye mi curiosidad me mata y estoy apunto de empezar a interrogarte asi que en vez de hacer miles de preguntar te hare solo una...¿Me cuentas algo sobre ti? se que soy un completo extraño pero puedes contarme solo lo que tu quieras nya claro que si no quieres no insitere, aunque yo tambien puedo contarte algo sobre mi si quieres-le sonrio mientras le iraba expectante solo esperaba que fuku no lo creyera un impertinente.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 10:47 pm

Spoiler:
Off: En serio, no importa. No te preocupes, que yo vivo el tiempo de forma diferente XD

A pesar de que le entretenía en demasía el estudiar lo suave que era el sedoso pelo de las colas de Natsuo, no pudo evitar percatarse de que había un sonido de fondo que antes no estaba. Un sonido un tanto extraño. No, más que extraño, era... descontextual. No tardó en identificarlo: era un ronroneo, como el de los gatos. Ahora bien, ¿de dónde venía? Miró con aire extrañado alrededor, hasta que sus ojos se toparon con el cuerpo del peliblanco. ¿Era él el que lo hacía? Vaya. Siempre había creído que el ronroneo era algo propio de los felinos.

Inconscientemente, hundió aun más los dedos en el pelaje, como hacía cada vez que se encontraba con algún gatito callejero que se dejaba tocar. Siempre le habían gustado los gatos, pero nunca había tenido uno. Cuando era pequeño, su padre se lo tenía prohibido. Decía que los humanos debían vivir con humanos, no con animales. Y cuando se independizó... Bueno, apenas pisaba la casa que se había agenciado. El pensamiento de tener una compañía había sido simplemente, implanteable.

A pesar de que le respondía, no pudo evitar el continuar con su tarea, aunque le escuchaba. Se detuvo al escuchar su última observación. ¿Sensibles? Se preguntó entonces, exactamente que podría sentir el peliplata con él toqueteándole ahí. Le miró a la cara: salvo algo que parecía curiosidad, no parecía disgustado. Lentamente volvió a mover los dedos, jugueteando con las puntas del pelo de forma distraída mientras que Natsuo respondía al resto de cuestiones. Cuando su acompañante miró hacia atrás, dejó caer las manos al regazo de forma inmediata. Realmente, no es que hicieran nada malo. Sin embargo, eso había sido un acto reflejo... Lo cual resultaba extremadamente curioso, teniendo en cuenta lo poco que le importaba a él exhibirse. Culparía a la droga, pero de pronto la voz del menor le sacó de su pequeño ensimismamiento. Una media sonrisa más propia de él, ligeramente coqueta -aunque en realidad no pensaba en coqueteo, apareció en sus labios. Se encogió de hombros, arrugando ligeramente la nariz cuando, con el gesto, sus cabellos desordenados le hicieron cosquillas en la piel desnuda de sus brazos.

Creí que la curiosidad mataba al gato, no al zorro– mencionó, con aire distraído. Era una broma realmente estúpida, pero... Si, en ese momento su ingenio no estaba precisamente en alza. Tamborileó con los dedos en la mesa–. ¿Qué quieres que te diga?– preguntó, rindiéndose. ¿Qué podía contarle? No se le daba bien hablar de sí mismo. ¿Para qué? A nadie le importaba quien era la persona que estaba dentro de su cabeza–. Soy humano– empezó, por el primer dato que se le ocurrió, aunque estaba claro que Natsuo ya se había dado cuenta–. Dieciocho años. Soy cantante. Tampoco soy de aquí– añadió, en referencia a lo que le había dicho de mudarse hacía un tiempo–. Aunque creo que llevo menos tiempo que tú. Estoy en...– hizo memoria. ¿Cómo se llamaba el sitio al que supuestamente iba a recibir clases? No tenía remota idea–. Al instituto de este pueblo– concluyó, cuando se dio cuenta de que, definitivamente, no se sabía el nombre–. Desde hace una semana– añadió, como si ese dato fuera una referencia vital. De hecho lo era, porque no se le ocurría nada digno de mención. Entonces, su mano se movió para levantar un poco su chaleco y la musculosa que llevaba debajo, enseñando un trozo de piel. Un trozo de piel que era atravesado por un piercing a la altura de la cadera–. ¿Quieres saber algo más... concreto?– inquirió, cuando dejó caer las prendas, y sin aparente vergüenza.

Seguía meditando sobre qué más cosas decirle. ¿Quizás que no tenía ninguna ETS? No, algo le decía que eso no era una buena idea. Durante unos breves segundos se mantuvo en silencio, hasta que recordó la segunda parte de las palabras de Natsuo. Sus labios se curvaron ligeramente ante aquella propuesta. No iba a negar que eso le gustaba más

Bueno– empezó, lanzándole una mirada entre traviesa y divertida–, has dicho que eres un completo extraño. Lo cierto es que no me gustaría que siguiera así por mucho tiempo. Entonces, para que no sigas siendo un completo extraño...–aguantó unos segundos para generar expectativa -cosa que, para qué negarlo, le encantaba–. Cuéntame todo sobre ti.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Lun Ago 08, 2011 11:57 pm

Habria reido de manera histerica ante la emocion de saber que fuku no se habia enfadado ni nada por el estilo pero se contuvo, habia respondido de manera tranquila a su pregunta echa, lo escucho atentamente al tiempo que repasaba de manera mental cada una de las cosas salidas de la boca del mayor temiendo olvidar algo, 18 años, bueno solo era mayor que el por 3 años no era mucha la diferencia, cantante, eso si era impresionante ante ello antreabrio los labios mientras lo miraba facinado, jamas habia conocido a un cantante, y aun cuando no habia escuchado jamas a fuku podia asegurar que era muy bueno en ello; al parecer el tambien era extranjero, continuo atento a sus palabras, estuvo a punto de mencionar el instituto al cual asistia pero al aprecer no recordaba el nombre aunque en el momento en el que meniono el instituto del pueblo supo que se referia al instituto akai, el mismo al cual asistia

Vaya que si era nuevo, solo una semana, continuo mirandolo de manera atenta en cuanto noto como levantaba su chaleco y la musculosa dejando ver un percing, ante ello dejo escapar una pequeña exclamacion de sorpresa, habia oido hablar sobre los percings y siempre se habia preguntado como se sentiria tener uno, se inclino un poco hacia su direccion mientras meneaba las colas con algo de lentitud prestando total atencion a aquel percing aunque regreso a la realidad en cuanto lo escucho hablar de nuevo al tiempo que dejaba caer sus ropas acomodandolas en su lugar;

No tenia una minima idea de que preguntar asi que simplemente nego con la cabeza mientras sonreia, ambos permanecieron en silencio durante unos momentos antes de que el mayor terminara con el, contarle todo sobre el, eso queria, dudo por unos momentos, no estaba acostumbrado a hablar sobre su vida o sus gustos, el no tener con quien hablar en colegio desde que era un infante lo habia vuelto algo retraido, por unos momentos el panico lo ataco pero pronto se tranquilizo al pensar que ese seria el primer paso para dejar de aislarse del mundo y ser mas sociable, miro al mayor frente a el mientras sus ojos se tornaban algo inexpresivos, aun asi eso no logro borrar la sonrisa en su rostro, sus colas serpentearon por unos momentos antes de moverse de manera tranquila y algo lenta.

- De acuerdo, mm veamos...tengo 15 años, me gustan los girasoles, ¡los dulces!-rio levemente mientras recordaba la bolsa de dulces que habia engullido aquella mañana- el chocolate me gusta mucho al igual que el helado nya adoro los dias nublados, la lluvia... mis padres murieron cuado tenia 12- ante la mencion de sus padres guardo silencio por unos segundos que se le hicieron eternos antes de carraspear levemente y hablar de nuevo- aunque ellos no eran mis verdaderos padres los quise mucho... mis verdaderos progenitores no pudieron hacerse cargo de mi aunque mama me hablaba en mis sueños de vez en cuando, me conto que era la hija del lider del clan de los zorros albinos,eso me convierte a mi en su proximo "lider" o algo por el estilo-se encogio de hombros restandole importancia, jamas le habia llamado la atencion ser el lider de un clan, no se sentia lo suficientemente bueno, le aterraba el echo de cometer algun error cuando muchas personas dependian de el.

- Puedo controlar el agua gracias a la marca en mi frente, aunque no es normal que los zorros lleguemos al mundo con este tipo de "dones"- dijo al tiempo que señalaba la curiosa marca- Soy bueno en las peleas cuerpo a cuerpo, me entrenaron en ello desde que era un niño.. puedo adquirir mi forma animal un zorro blanco como te imaginaras, eso me era util cuando me escapaba de casa- una pequeña risita salio de entre sus labios al recordar la infinidad de veces que habia salido de casa por las noches, jamas lo atraparon- Me gusta dormir acurrucado en lugares calidos y... creo que eso es todo jaja lo siento si te aburri como veras mi vida no es interesante-rio con ganas al tiempo que cruzaba la pierna, se sentia algo estupido, como si todo lo que habia dicho hacia solo unos momentos no hubiera tenido sentido.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Invitado el Jue Ago 11, 2011 12:12 am

Mientras hablaba, se percató de que era de lo más divertido contemplar el rostro del albino. Expresivo como era, casi podría haber leído sus pensamientos mediante los gestos que hacía: sorpresa, emoción, desconcierto, familiaridad... Era un libro abierto, lleno de inocencia. Se preguntó si él sería consciente de eso. Ciertamente, con lo pequeño que parecía, añadiendo que además era la inocencia personificada, si, era difícil plantearse la idea de que supiera lo mucho que decía sin usar palabras. De cualquier manera, seguía siendo entretenido.

Tomó nota de muchos detalles, como la chispa de reconocimiento que relampagueó en sus ojos al mencionar el instituto o el además de acercarse a su piercing. También de su sonrisa, encantadora, tierna. De pronto, se encontró pensando él no le recordaba al conejo de Alice in Wonderland, sino más bien a Bambi. Pestañeó, aquella era una analogía aun más bizarra que el imaginarse dentro de un cuerpo. Se juró entonces, por enésima vez, que no volvería a dejar su bebida desatendida, por mucho que el efecto hubiera remitido en ese instante. ¡Pero no era momento de andar pensando en eso! Se fijó en el peliplata, esperando una respuesta a su pregunta, que llegó con una dulce sacudida de cabeza. Él no era el tipo de persona que... más bien, Natsuo no era su tipo. No obstante, tenía que admitir que era lo más "lindo" que había visto en toda la semana. Se puso más atento aun cuando se puso a hablar sobre él, con más carrerilla. Eso significaba que iba a decir más cosas, lo cual no estaba mal.

Quince años. Eso significaba que cabía la posibilidad de que fuera a su instituto. ¿Cual era la edad mínima? Si él estaba en cuarto y había repetido... ¿No era quince la edad de los niños de primero? Creía que sí. Tuvo que contener un tic en la ceja cuando el peliplata mencionó a sus padres. Cuando había dicho todo, no esperaba que le dijera incluso eso. Aunque bueno, era cierto que él era bastante más reservado y que nunca mencionaba a su familia. Ahí quedaba bien claro su contraste.

Vaciló. El silencio se le antojaba incómodo, principalmente porque no tenía ni idea de qué hacer. ¿Debería acariciarle en señal de apoyo? ¿Unas palabras de consuelo? ¡¿Qué sabía él?! Ni siquiera había ido al funeral de su madre. Detestaba la idea de que su padre mintiera sobre ella, detestaba la hipócrita cara de pesar que tendría, como si no hubiera tenido la culpa de nada. No, él no habría soportado eso. A duras penas había logrado soportar el dolor los agónicos momentos antes de emborracharse hasta perder la consciencia. Se limitó a permanecer quieto y callado, a sabiendas de que decir algo solo no serviría de nada. De cualquier forma, no hizo falta que hiciera más: después de unos segundos, Natsuo volvió a hablar, revelándole más de su historia. Escuchó atento cada palabra, apuntó cada gesto. De vez en cuando, sus cejas se arqueaban de sorpresa, especialmente en la parte final. Permaneció estupefacto con su último comentario. ¿Que no era interesante? ¡Pero si parecía fantasía pura!

No me he aburrido, para nada– contradijo, cuando recuperó la voz–. Entonces, ¿controlas el agua? Eso suena fascinante– musitó, alzando la mano para rozar la marca. Esperaba sentir algo raro, pero ciertamente solo palpó piel. Piel normal, suave como lo sería seguramente la del resto del cuerpo de su compañero–. Me aseguraré de no enfrentarme a ti nunca– añadió sonriente, en referencia a su habilidad cuerpo a cuerpo. A pesar de que el rubio era delgado y bajito, no es que lo dijese en broma. Él tenía experiencia de peleas callejeras, no de combates o entrenamiento. Sus reacciones eran impulsivas, no calculadas. Además, su cuerpo no era fuerte sino ágil y estaba seguro que en agilidad no tenía nada que hacer contra un zorro–. Tienes quince años– observó, saliendo del esquema de sus pensamientos–. Entonces, ¿también vas al instituto?

Entrelazó los dedos y apoyó la mejilla en ellos, examinándolo con su falsa mirada azul. Si antes, por sus rasgos animales, aquel chico le había parecido curioso, después de aquella sobrecarga de datos tenía que admitir que le resultaba harto interesante. Se dio cuenta de que le miraba con mucha fijeza, lo que podía resultar inquietante. Bajó la vista a sus tazas, vacías, y se le ocurrió una idea.

No es que sea el momento más adecuado, pero como estamos cerca del desayuno y has dicho que te gustan los dulces... ¿Quieres pedir un pastel?– inquirió, señalando hacia la barra, donde la camarera seguía apoyada–. No te preocupes, corre por mi cuenta– se apresuró a aclarar, por si acaso pensaba lo contrario. De hecho, iba a pagarlo todo. Qué menos, si aquel chico le había cuidado al verlo perdido en el mundo de los opiáceos, aun cuando no le conocía.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche loca... Y puede que más de un sentido (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.