Yaoi Emotion

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Historia
Año 2.016, la actualidad. Muchas veces las personas habían imaginado como sería el mundo en un futuro, que novedades serían capaces de ir viendo con el tiempo y como iría evolucionando la raza humana. Muchos de ellos incluso habían pensando que con el avance de la tecnología y la ciencia y si alguna vez sería posible que los humanos fuesen algo más que eso. ¿Pero y si todo esto ya fuese una realidad? ¿Y si la ciudad por la noche tomase un aspecto diferente al habitual? Si deseas conocer más acerca de este mundo extraño y diferente no dudes en visitar la pequeña pero viva Ciudad Scarlatta.
Novedades
00.00
Foro reformado y re-abierto! Esperemos que nuestros usuarios disfruten con este nuevo estilo

00.00
Normas Actualizadas. Debido a la reforma del foro las normas han sido actualizadas, os pedimos que paséis a verlas de nuevo.

00.00
Nueva Mini-Sección. Reconocimientos! Que esperamos que pronto se pueda actualizar con la ayuda de todos.
Reconocimientos
Nombre apellido
Mejor Uke
Nombre apellido
Mejor Seme
Nombre apellido
PJ más activo
Últimos temas
» Zorrito -ID-
Dom Abr 30, 2017 10:09 pm por Kotaro

» REGLAS GENERALES
Dom Feb 19, 2017 9:02 pm por Dashiell

» Haruya nagumo
Lun Ene 09, 2017 9:33 pm por Youji

» Ritsuka Aoyagi
Dom Nov 06, 2016 10:48 pm por Ritsuka Aoyagi

» Que los pecados y los vicios te guien [Diony ID]
Lun Oct 03, 2016 7:46 pm por Youji

» Nishinoya [ID]
Lun Sep 26, 2016 6:24 pm por Youji

» Nos volvemos a encontrar [Privd]
Miér Sep 07, 2016 6:29 pm por Ashram

» Tu esclavo [Privado]
Mar Sep 06, 2016 3:11 pm por Benio/Kisshou

» { Héroe, villano, victima ∾♥ }
Sáb Sep 03, 2016 2:33 am por Joris Jurgen

Afiliados

Élite 22/40
The Afterlife Oblivion
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best. Se le agradece a los creadores de códigos de Savage Themes. Emotion Yaoi esta bajo la protección de Creative Commons cualquier edición, texto o historia, pertenece a sus respectivos dueños, en el caso de cualquier plagio, tanto de diseño como cualquier otro tipo, será denunciado, garantizando de este modo la seguridad del foro y la de sus miembros. El diseño del foro está realizado por el staff, y las imágenes pertenecen a ZeroChan, a Danbooru y a DeviantArt.

el nectar de mi vida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

el nectar de mi vida

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 15, 2011 5:33 pm

Estaba deseoso todo el puto día de alcohol, al llegar la noche me puse mi mejor ropa y salí disparando a un bar al cual ya le había hincado el ojo hacia unos días, quería pasar un buen rato… solo o acompañado daba lo mismo, solo un buen momento con mi mejor amigo el alcohol, andaba por la ciudad y notaba un par de miradas clavadas hacia mi persona y para cuando me percate ya tenia un grupito de minitas en frente queriendo que les firmara autógrafos y me sacara unas fotos, que mierda putee en mis adentros en todos los idiomas conocidos mientras por fuera mantenía mi estoico carácter y solo accedí a algunas firmas y fotos después de todo debía comportarme frente a los fanáticos cuidando así la reputación de Trivio… llegue a una zona apartada donde había una calle repleta a lo largo de ella de bares y discotecas, sin mas busque la que yo quería y al llegar a mitad de cuadra donde aquella estada de la mano izquierda me pare frente al gorila que cuidaba con afán la entrada, el tipo me miro de mal modo y saque la billetera mostrándole un dólar de cien, después de eso mi ingreso fue de inmediato y rápidamente me fui a el lugar mas apartado que encontré con unos sillones y una mesa algo baja de vidrio transparente la luz ahí era mucho mas apagada que en el resto del lugar y por ende… mas de mi agrado, espere a ser atendido durante un rato, matando el tiempo con el celular en la mano donde estaba pensativo si llamar a alguno de los chicos para que viniese a donde estaba y emborracharnos juntos… pero la mente me dijo que debía dejar de pasar tanto tiempo con los putos de mis amigos y conocer quizás a otras personas para que mi vida no fuese tan rutinaria en relaciones, por primera vez le hice caso a ella y apague mi teléfono cosa de no ser molestado por si alguno de aquellos quería joderme, cosa nada rara si me lo ponía a analizar…

No me había dado cuenta que el mesero estaba frente mío, y cuando alce la vista notando su presencia también me percate de la importante cara de culo con la que me miraba, eleve una ceja y lo mire de manera estoica –tráeme vodka- musite para desviar la mirada y acomodar mis perfectos cabellos que recién habían sido planchados para que quedaran lisos, el tipo de mala gana se retiro supongo a buscar lo que le había pedido… y me quede escuchando la música que el lugar brindaba mientras disimulado miraba las caras que se encontraban presentes en el bar aquel, nada del otro mundo en realidad, nada que me llamara la atención como para interesarme en socializar… así que agache mi mirada cuando el tipo que levanto mi pedido volvió con el en una bandeja dejándolo sobre aquella pequeña mesa de vidrio sonreí y la tome sin dirigirle la mirada para que lo haría? Tome un poco del vodka y sentí aquel fuego recorriendo mi garganta el cual me resultaba mas que satisfactorio, agarre de mi bolsillo los cigarrillos y el encendedor sacando uno de ellos previamente a dejar el paquete sobre la mesa posándolo entre mis labios sosteniéndolo con los mismos, gire la rueda del encendedor obteniendo el fuego para poder encenderle, le di una calada profunda intoxicándome con el delicioso sabor del mismo soltándolo suave hacia arriba con mi mentón elevado un poco mientras aun esperaba quizás algo interesante que ocurriese, beber solo no me desagradaba pero hay que admitir que con compañía todos es mejor

avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: el nectar de mi vida

Mensaje por Invitado el Dom Oct 16, 2011 12:53 am

Impulso. Acción realizada sin pensar, razonar, o siquiera detenerse a meditar sobre si es coherente lo que se planea o no hacer. Frecuente amigo de la estupidez, caminando siempre tomado de la mano del ocio y presente en las personas idiotas o, valga la redundancia, "impulsivas".
Lástima que "Impulso" se convertía en un buen amigo cuando el aburrimiento dominaba alguno de sus días. Y lástima que "Impulso" le diera la idea de tomar una copa juntos justo cuando pasaba por aquella calle, vestido con unos jeans entubados y con todo su cabello hacia atrás, por aquel bar, con aquel especie de gorila que cuidaba con verdadero afán la entrada.
Rodo los ojos sin poder evitarlo. Podía descartar ese lugar como método de diversión. Sin embargo, mientras veía los demás bares, buscando uno en donde no hubiera tanta gente formada para pasar, ni tanto escándalo; sintió una afilada mano enrollarse en su brazo. Giro con mala cara, si se encontraba con alguna puta queriendo fastidiarle la noche con sus tontos coqueteos no se hacía responsable de sus acciones. Curvo una ceja, poniendo un gesto algo brusco que le incitaba a hablar a la pobre muchacha sonrojada, bajo los efectos del alcohol. Le desagradaba aquel contacto, tanto, parecía quemarle por la mala cara que ponía.

-¿Estas solo? Podemos pasar un buen rato- Estaba a punto de abrir sus finos labios para expresar un correcto y educado "Ándate a comer mierda, señorita" cuando la señorita en cuestión señalo el bar en el que él quería ingresar. Se encogió de hombros, dejándose guiar por la pequeña. Tal vez a ella la dejaran pasar. Vio claramente como el gorila de la entrada abrió la puerta sin mayor problema, dejándolos entrar al lugar, que estaba moderadamente lleno. No sabía si agradecer o maldecir por ello. Era bueno ya que él detestaba los lugares atestados de gente. Malo porque le costaría deshacerse de la chica. Suspiro, frunciendo el ceño, zafándose de forma lenta del brazo de la chica, sin que esta lo notara. Asentía a todo lo que le decía, con aquel tono y aliento a alcohol que le era de todo menos agradable. Al final, logro escabullirse, a unas de las mesas que estaban apartadas de los demás, en aquel "lugar oscuro" que siempre había en ese tipo de lugares. Se sentó, sin preocuparse en ver a su al rededor para ver si alguien le acompañaba en aquella penumbra. El mesero se acercó, y no hizo más que fruncir el ceño -Vodka, y jugo de arándanos- Lo dijo con algún tipo de tono autoritario.

El mesero le dirigió una mirada burlesca y él se limitó a matarle con la mirada, con una vena en la frente. Bien poco le importaba lo que él pidiera o no ¿Cierto? Bleh. Espero sentado, para después dignarse a mirar a su al rededor, distinguiendo una figura sentada a unas pocas mesas de distancia. Paso la vista, sin darle demasiada importancia, para después mirar el techo, que le parecía más interesante en aquellos momentos. Escucho las pisadas del camarero, su molesta risa sarcástica y las copas contra la mesa. Tomo el jugo de arándano, bebiendo un poco, suavizándose sus gestos casi al instante. Y de nuevo al aburrimiento.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: el nectar de mi vida

Mensaje por Invitado el Lun Oct 17, 2011 9:59 am

Era de esperarse ¿Por qué este lugar seria diferente?, mirara por donde mirara no había mas que gente con mal gusto, sus ropas sin estilo que iban como soldaditos siguiendo a las masas me asqueaba bailaban asquerosamente mal y para sumarle a todo eso, la música que comenzaron a pasar resultaba ser hiriente a mis oídos… mi instinto me había fallado quien lo diría? Aquel lugar con su fachada me había creado la puta ilusión que era como aquellos lugares a los que solía ir antes de que la banda se hiciese conocida y me comenzaran a prohibir hacer lo que sea, si por supuesto me cortaron las alas y aquella vida donde a cada momento podía sentir la adrenalina recorriendo mi cuerpo fue arrancada de mis manos, siempre fui un perro faldero, un tipo que odiaba atarse a personas o a lugares… el típico chico problema que se metía en líos muy seguido, se que durante mi adolescencia mi rebeldía era mas que extrema y siempre terminaba a las piñas después de clase, incluso formaba parte de esas pequeñas “mafias” de escuela… el chico que robaba el dinero de otro, si también robaba, muchos me decían que era un intento de llamar la atención que tenia complejos por el sentimiento de abandono de mi padre, que esa era la estupida razón por la cual hacia lo que hacia todo el tiempo pero nadie se detuvo a pensar que tal vez yo era así, que simplemente era un masoquista al cual le gustaba hacer lo que hacia todo siempre terminaba en lo del puto de mi viejo… pero bueno ¿Qué mierda puedo saber yo? Quizás tenían razón, quizás no ¿Qué importaba realmente en aquel momento?.

Que mierda mira en las boludeces en que me puse a pensar por culpa del aburrimiento, de que me servia pensar en ese que jamás volvería a hacer? Que estupido soy… bebí de un solo trago el vodka que quedaba en mi vaso y le di una calada al cigarrillo que estaba entre mis dedos manteniendo ambos ojos cerrados, hasta que sentí como alguien se sentaba a mi lado… genial. Abrí uno de mis ojos mirando de reojo un tipo de pelo largo con una borrachera como para mil me miraba haciéndome ojitos… tenia el cabello corto parado en punta con algunas mechas de color, no era mas alto que yo pero tampoco se quedaba lejos, tenia ojos grandes y expresivos de color avellana… si podía notar el color de sus ojos a pesar de la falta de iluminación, vestía con una camisa que descubría parte de su pecho y hasta ahí me quede por que la mesa se interponía en mi observación –te he visto desde que entraste, ¿te gustaría ir a algún lugar mas cómodo?- me pregunto poniendo una especie de voz sensual con sus ojos clavados en los míos… -No, seguro tienes algún bicho- le dije con asco a lo que el tipo se enfado y se fue así como llego. Pronto comencé a pensar en que mejor seria ir a otro lugar o volver a casa, al ver que nada interesante ocurría cuando mi atención fue llamada por una parejita entrando del brazo, preste especial atención en el chico… que me pareció se veía particularmente bien. Busque con mi mirada al estupido mesero y cuando la de el se cruzo con la mía le hice seña de que viniese, mire de nuevo hacia donde estaba aquella pareja pensando que era una lastima que un chico lindo como aquel estuviese con una mujer ebria que no podía dar dos pasos bien… pronto mi vista fue interrumpida por el mesero que me miro algo mal –Whisky doble, rápido- dije ordenándole, si me gustaba fastidiar a los tipos como ese… cuando volví a ver el chico ya no estaba mas y la mujer se encontraba sola siendo manoseada por justamente el imbecil que me quiso levantar a mi, reí al ver eso y busque con la mirada en donde podía estar el otro, mas no lo vi… tal vez se fue pensé en ese momento sin percatarme que aquel estaba cerca de mi mesa tome un poco de mi bebida y cerré los ojos recargándome la espalda en el respaldo del sillón subiendo una pierna al mismo manteniéndola flexionada
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: el nectar de mi vida

Mensaje por Invitado el Mar Oct 18, 2011 12:05 am

Las personas siempre terminaban pareciéndole inútiles de alguna forma u otra, había que admitirlo. Sin embargo, viendo a aquella chica siendo manoseada por un total desconocido; que tenía facha de todo menos de alguien decente, no hizo más que recalcar su postura. La mayoría de las personas, son inútiles. Punto.
Se canso de manera casi inmediata de ver a una pobre “persona inútil” desperdiciar su tiempo de aquella forma y se decidió a no hacer lo mismo y buscar algo más… productivo que hacer. Si.
De momento, mirar el techo era la mejor opción, y la más viable. Dio un trago al jugo de arandano para calmar un poco la ansiedad que de la nada había salido, cuando recordó a “Whisky” su compañía, lo había dejado olvidado por algunos momentos.
Tomo la copa y se la llevo a los labios, dando un ligero trago, recorriéndole un hormigueo debido a la satisfactoria sensación al momento en el que el jugo de arandanos y la bebida recién ingerida se mezclaban en su paladar. Casi glorioso, podría decir.

De nuevo el techo. Dentro de poco comenzaría a hablar con el, estaba seguro, así que el momento de buscar “socializar” había llegado. La verdad, no es que las “personas inútiles” fueran de su agrado, y; probablemente, si le hablaba a alguien todo terminaría en una disputa pero… Bleh, que más da.

Es ahí cuando la figura oscura sentada a unas cuantas mesas volvió a su mente. Volteo de manera discreta, observando el perfil de lo que parecía ser un chico. Dejo de preocuparse al ver que tenía los ojos cerrados y le miro sin descaro, de manera directa, mientras su codo se recargaba en la mesa y en la mano de este su mejilla.
Su ceño se frunció un poco. Aquel chico le recordaba de algo… algo. ¿Televisión acaso? N era fanático de aquellos programas de mujeres cotillas, pero si veía algunos comerciales de vez en cuando… ¿Alguna revista? Si, posiblemente, solía hojearlas cuando no tenia mas que hacer o algo por el estilo.

Un nuevo trago al amigo “Whisky”, que era mucho mejor que la “Soledad”. Pronto sus cavilaciones fueron volando, con millones de ideas que caían al mismo tiempo en su mente y le aturdían de alguna forma. No aparto en ningún momento la mirada de “aquella figura” pero ya veía sin ver, por lo que si este hubiera echo algún movimiento, este no habría notado ni siquiera un poco, como solía pasar cuando se metía en sus divagaciones momentáneas. Llego a la conclusión de que el chico venia de algún comercial de shampoo.

De repente parpadeo, de vuelta a la realidad. Giro su vista rápidamente, de manera un tanto escandalosa, hacia el centro de la mesa. La mesa de repente parecía muy cómoda para que su frente se pegara una y otra vez con ella. Ni siquiera se había fijado si el chico había notado su mirada… Lo que “Impulso” y “Aburrimiento” juntos causaban.

-Tsk- Chasqueo la lengua, torciendo ligeramente los labios, y frunciendo el ceño en un gesto de frustración, sin atreverse a dirigir la mirada de nuevo hacia la mesa contraria.
Busco con los ojos al mesero, solo por hacer algo, y cuando lo encontró le pidió que se acercara con un asentimiento algo hostil de cabeza.
-Si, mas jugo de arandano…- Soltó con veneno, al ver la sonrisa divertida del camarero. Antes de que se atreviera a hacer algún comentario, agio la mano, sonriendo de manera leve ahora el, “indicándole” que se podía marchar. El mesero frunció el ceño y se fue, dejando con la sonrisa en los labios al pelimorado.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: el nectar de mi vida

Mensaje por Invitado el Mar Oct 18, 2011 2:45 pm

“La verdadera sabiduría está en reconocer la ignorancia”, por alguna razón aquella frase de Sócrates invadió mi mente, gente asquerosa… sin estilo ni personalidad que anda por ahí todos como soldaditos haciendo y diciendo lo que las masas imponen, me dan lastima. Mire como los mire es lo mismo siempre la gente me fastidia me harta, me molesta… personas huecas e inseguras, al final no se para que carajo vine. Debi de suponer que no encontraría nada interesante, la gente corriente no me agrada. Seguía con los ojos cerrados estaba cabreado de la gente que estaba sentía que me miraban, eso se me hacia molesto… gente que no conozco que no me importa ni interesa mirándome, pero es claro… era famoso seguramente había mas de una persona en el lugar que supiera quien soy, aunque nuestra fama fuese principalmente en Europa, ya me había pasado unas cuantas veces que me pedían autógrafos justamente como hoy era una mierda abrí mis ojos para ver quien era la persona que me miraba, que sorpresa me lleve, en unas mesas cercanas note la presencia de aquel chico que me llamo la atención hacia un rato, tenia el cabello morado… interesante color, el violeta y sus gamas eran mis tonos favoritos me quede observando cada movimiento y hasta como trato al mesero despertándome mas interés, también aquel había elegido aquel sitio mas apartado, eso era interesante en aquel sector solo éramos el y yo… tome el Whisky y lo bebi de una, para que seguir solo probemos al destino quizás consiga algo interesante de aquel chico.
Camine lento y pase de largo su mesa primero era bueno ver el terreno, como buen cazador hay que analizar un tanto a la presa seleccionada, aunque no viera nada fuera de lo normal de parte de aquel chico… mas que esa cara de disgusto. Entre en el año y me moje un poco la cara y el pelo haciendo algo de tiempo, me mire en el espejo y vi mi delineado de ojos corrido –fuck- saque el delineador de mi morral y me lo arregle acomode un poco mi pelo, siempre tenia que verme impecable en mi estilo al menos eso me han impuesto en la banda, que asco a mi me gusta andar desarreglado que tanto detalle ni que ocho cuartos… aaahh debería mandarlos a la mierda a todos, pero ya me acostumbre a no andar de aquella manera, me lo instalaron en el cerebro que asco!!!
Salí del baño después de ese pequeño momento de desear mandar a medio mundo a la mierda, y pasaba por donde estaba aquel chico de cabello morado y me detuve frente a el y lo mire sin expresión en mi rostro acercándome un poco apoyándome sobre la mesa mirándolo directo a los ojos –oye, te molestaría si nos hacemos compañía, pareces la única persona que vale la pena en este lugar para charlar. – le sonreí leve por la expresión y si se parecía a mi lo mas seguro era que me mandara a la mierda… seria comprensible pues yo lo haría con lo arisco que soy –si te molesta solo dime, lo entenderé perfectamente…- el camarero se acerco con su cara de perro y me miro mal –tu inútil. Tráeme otro Whisky- le dijo de mala gana mirándolo mal
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: el nectar de mi vida

Mensaje por Invitado el Miér Nov 02, 2011 2:14 pm

Tarta de arándanos. Aquel pensamiento invadió su mente de manera sorpresiva, inclusive para él.
Le gustaba el arándano, si, pero no solía pensar en el todo el día como obseso. Bien, tal vez tres o quince veces en el día, pero no mas. Eso no era tener una obsesión, por supuesto que no.
Agito la cabeza, quitandose eso de su mente, mirando de nuevo a su alrededor. Los mismos inútiles de antes ¿Eh? Claro, después de todo se encontraba en uno de aquellos lugares que evitaba precisamente por las "personas inútiles". Bufo molesto ¿Porque estaba ahí? No valía la pena siquiera recordarlo, pero si salía de aquel lugar seria exactamente lo mismo. Las mismas personas inútiles a su alrededor y él con su siempre presente mal humor, nada cambiaría.
Era justo. El acusaba a los demás de ser todos unos inútiles, ellos le acusaban de ser solo un maldito arisco. Ojo por ojo, diente por diente. Ademas, si agregamos el echo de que no le interesaba lo que "las personas inútiles" pensaran o no de él, todo era mas que perfecto.

Cruzo la pierna, los brazos y frunció el ceño, en algo así como "la pose del poder" que aparecía cada vez que empezaba a analizar algo. La mesa parecía ser lo mas interesante en estos instantes y su mirada se perdía entre la ya maltratada madera, debido al paso del tiempo y uno que otro borracho, cuando en realidad sus pensamientos viajaban a cosas que pintaban de todo, menos de una mesa maltratada.
Arisco. Cambiante. Y cambiante en su caso, era inevitable sinónimo de 'eternamente furioso'. Aunque 'eternamente infeliz' también podría funcionar. ¿Que estaba molesto con la vida? Cierto, mas no era su problema. No podía evitarlo, estaba en su naturaleza... ¿No? Nunca se le había cruzado la idea del cambio, siempre había considerado que los "inútiles" eran los que estaban en lo equivocado...

Pateo la pata de la mesa, crujiendo la madera al instante. Debería dejar de pensar en idioteces. Todo estaba bien como estaba, y punto.
Sintió la presencia de alguien mas cerca, mas no le dio importancia. Escucho las palabras que del contrario salían, apenas entendiendo lo que le decía, mas que nada por la falta de atención.

Estaba a punto de pronunciar un siempre correcto "Vete a la mierda", cuando alzo la vista y vio de quien se trataba. Era "El chico shampoo", como había decidido llamarle en algún momento en su subconsciente. Se quedo con la boca ligeramente abierta y un gesto cercano a la sorpresa. Recobro la compostura, carraspeando levemente, mientras se maldecía internamente por su actitud sosa. Se limito a observar, con un ceja curveada y aun con los brazos cruzados, como trataba al camarero que ahí estaba.
Una leve sonrisa de lado cruzo su rostro ante la cara de disgusto de este, mientras azotaba el oro liquido (jugo de arándanos) fuertemente contra la mesa. Un golpe que le lleno inmediatamente la vista de un rojo sangre, intenso, molesto. Tal vez no era el paso del tiempo y los borrachos los que mantenían la mesa en aquel estado.

- Hey, cuidado- exclamo, en una voz que demostraba una mezcla entre reproche y enfado, mientras una mano iba a su cabeza, dando un ligero masaje en las sienes, aun viendo todo con tonalidades rojas. Ya estaba acostumbrado. El rojo aparecía siempre en su vida cotidiana.
-Y... Tu- Su voz titubeo levemente, había estado a poco de llamarle "chico shampoo". Le miro de arriba a abajo, prestando especial atención en su cabello mojado -... Has lo que quieras- Dejo de mirarle fijamente, rodando los ojos con algo que parecía desinterés. En su idioma, un "has lo que quieras" se traducía a un "Bien, tal vez no seas tan inútil". Si el contrario captaba la idea o no, no era ya su problema.
avatar

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: el nectar de mi vida

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.