Yaoi Emotion

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Historia
Año 2.016, la actualidad. Muchas veces las personas habían imaginado como sería el mundo en un futuro, que novedades serían capaces de ir viendo con el tiempo y como iría evolucionando la raza humana. Muchos de ellos incluso habían pensando que con el avance de la tecnología y la ciencia y si alguna vez sería posible que los humanos fuesen algo más que eso. ¿Pero y si todo esto ya fuese una realidad? ¿Y si la ciudad por la noche tomase un aspecto diferente al habitual? Si deseas conocer más acerca de este mundo extraño y diferente no dudes en visitar la pequeña pero viva Ciudad Scarlatta.
Novedades
00.00
Foro reformado y re-abierto! Esperemos que nuestros usuarios disfruten con este nuevo estilo

00.00
Normas Actualizadas. Debido a la reforma del foro las normas han sido actualizadas, os pedimos que paséis a verlas de nuevo.

00.00
Nueva Mini-Sección. Reconocimientos! Que esperamos que pronto se pueda actualizar con la ayuda de todos.
Reconocimientos
Nombre apellido
Mejor Uke
Nombre apellido
Mejor Seme
Nombre apellido
PJ más activo
Últimos temas
» Zorrito -ID-
Dom Abr 30, 2017 10:09 pm por Kotaro

» REGLAS GENERALES
Dom Feb 19, 2017 9:02 pm por Dashiell

» Haruya nagumo
Lun Ene 09, 2017 9:33 pm por Youji

» Ritsuka Aoyagi
Dom Nov 06, 2016 10:48 pm por Ritsuka Aoyagi

» Que los pecados y los vicios te guien [Diony ID]
Lun Oct 03, 2016 7:46 pm por Youji

» Nishinoya [ID]
Lun Sep 26, 2016 6:24 pm por Youji

» Nos volvemos a encontrar [Privd]
Miér Sep 07, 2016 6:29 pm por Ashram

» Tu esclavo [Privado]
Mar Sep 06, 2016 3:11 pm por Benio/Kisshou

» { Héroe, villano, victima ∾♥ }
Sáb Sep 03, 2016 2:33 am por Joris Jurgen

Afiliados

Élite 22/40
The Afterlife Oblivion
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best. Se le agradece a los creadores de códigos de Savage Themes. Emotion Yaoi esta bajo la protección de Creative Commons cualquier edición, texto o historia, pertenece a sus respectivos dueños, en el caso de cualquier plagio, tanto de diseño como cualquier otro tipo, será denunciado, garantizando de este modo la seguridad del foro y la de sus miembros. El diseño del foro está realizado por el staff, y las imágenes pertenecen a ZeroChan, a Danbooru y a DeviantArt.

Felicity Gray

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Felicity Gray

Mensaje por Felicity Gray el Jue Jun 28, 2012 9:03 pm

Spoiler:
Hoy hizo un poco de calor durante el día. Las clases estuvieron aburridas, la mayoría de cosas las estudié en casa cuando aún podía pasar todo el día ahí. Ojalá que llueva, aunque si llueve, terminaré enfermándome, siempre pasa cuando el clima cambia bruscamente. No conozco a nadie y la habitación nueva huele a madera y un poco a humedad, pero no está mal. Tengo suficiente espacio para mí y para todas las chucherías que me gustan. Espero que pronto lleguen de casa el resto de mis libros y mis juegos, porque creo que este año no podré hacer amigos, todos acá son muy peculiares y me dan un poco de miedo. No le digo a nadie que tengo miedo, porque la gente siempre se burla o intenta tomar ventaja de los demás. No es que todo el mundo sea malintencionado, pero nadie puede saber lo que piensa otra persona.

Como esperaba, no he hablado con nadie, aunque se me acercó un tipo enorme, que de alguna manera sabe leer mi mente. Esta mañana, mientras desayunaba, ví su figura dibujarse entre los granitos de azúcar al fondo de la taza, pero no pensé ir a encontrarle tan pronto. Es muy guapo, pero también abusivo y mal educado. Me asusta que pueda saber lo que pienso. Me dio mi primer beso. Pensé que iba a ser algo especial, pero no lo fue, creo a la gente así sólo le motiva el morbo y no el tener sentimientos especiales hacia alguien más. Me pregunto si habrá alguien que quiera a otra persona al punto de olvidarse completamente de sí mismo. Quisiera querer así a alguien, o encontrar a alguien así. No sé si llegue a conocer más gente. Todo pinta como que será un largo año.

Asahi-san es definitivamente el ser más extraño que haya conocido. Es un demonio, como en efecto soñé anoche, cuando me quedé dormido en su habitación. Pero es cruel. Me gusta. Y volví a la noche y creo que solo me jugaba una broma, porque se ha acostado con otro chico. Debió ser un chico lindo. Le pregunté si le gustaba y se enfadó. Nunca antes me había quitado la ropa frente a otra persona, pero ahí estaba él. Me abrazó por la espalda y me apretó contra su cuerpo, pero luego se enfadó. No creo que nadie debiera ser tocado por otra persona contra su voluntad, o que alguien toque a la gente nada más por pura diversión. Me hizo llorar. En casa lloré un par de ocasiones durante toda mi infancia. Pero dejé de hacerlo cuando mi mamá me abofeteó por un gato muerto que me gustaba mucho y le había pasado encima el auto de papá.

Brian es un chico al que no recuerdo cuándo lo conocí, pero fue hoy. No sé cómo. Intento recordarlo, es difícil, pero es simpático. Es un poco extraño, creo que anda triste la mayor parte del tiempo, pero se hace el rudo para disimular. Quisiera ser así de rudo como él, es gracioso. Pero no sé cómo ser así. Me invitó un cerveza. Nunca antes había tomado una. Sabe feo y tampoco me gustan los cigarros. Ni olerlo, siento que me dará un soponcio. Hay un tipo rubio que es su amigo, es viejo por su manera de comportarse, aunque su apariencia no es más que la de un joven. Tiene un cabello chistoso. Es muy amable y le dice a Brian que no fume cerca mío. Es un alivio. Creo que es su padre, o así le llama Brian. Debe estar bromeando. Está bromeando, si no recuerdo mal. Aunque igual parecen un poco como padre e hijo. Asahi no ha estado, no sé por qué me siento tan raro.

Una de las cosas que nunca he alcanzado a entender es el deseo de tocar a alguien más. Le rehuyo, me aterra un poco. A veces creo que me dará un ataque por un beso en la mejilla. Supongo que eso es todo, menos algo normal. A Asahi le da por besarme o abrazarme, o respirarme encima. No es que me desagrade, pero tampoco me gusta. No suelen tocarme en casa. Es como si todo diese vueltas. Fue algo triste mi primera vez. Así le dicen a "eso", ¿no? Me dolió, bastante, y no sé si debió ser lindo. En algunas novelas he leído que sí lo es. Me pregunto para qué tipo de gente lo es. Le dije que lo amaba, porque eso sentía en el momento. Ahora que escribo esto, recién despertando, creo que me arrepiento. No debí precipitarme en decir algo así. No tanto por no sentirlo, sino más porque dudo que él lo sienta. Yo no lo sentiría por alguien así. Es mejor no decir nada hasta no saber. A veces me pongo a pensar en qué aspectos me gustaría que las cosas fuesen diferentes. La verdad es que no lo sé, pero desearía sentirme más una persona y menos un mueble cuando estoy rodeado por otras personas o alguien se me acerca. Hubiera sido lindo escuchar que al menos era especial, pero la verdad es que no lo soy.

Le dije a Matthew-sama que me gustaba. No me respondió. No quería que me respondiese, de todos modos. Sabía que lo haría y no lo hizo. Sé que no lo hizo por cortesía, porque sé que no le gusto. No puedo gustarle ni le gustaré nunca. Pero debía decirlo, porque el pecho duele siempre que está cerca. Es bueno y paciente conmigo. Tal vez por eso es. Es como me gustaría que fuese mi persona especial. Es como no es Asahi, excepto cuando estamos solos o ha pasado mucho tiempo lejos de mí. Es triste que la realidad no se corresponda con los sueños, pero igual lo había predicho al tirar los naipes el primer día en que hablé con él. Creo que es algo así como el padre de Brian, muy en el fondo. Es un buen tipo. Ojalá y mucha más gente fuese como él. Duele que la gente sea como él. Le había preguntado a Asahi si sentía algo por mí, pero solo le gusto. Me dijo que era un tonto por esperar que sintiese algo. Fue humillante. Aún lo es, ahora mismo que escribo esto. Me pregunto si las cosas serán tan complicadas para los chicos de mi edad. Me gustaría tener un amigo de mi edad para compartir estas cosas. Creo que fue un fiasco total decir lo que sentía. Creo que no me dijo nada por no herirme, pero al final siempre ha dolido.

El señor Matthew-sama y el señor Marcontí-sama son pareja. Aunque el señor Matthew no lo afirma. Le dije que yo no le podría gustar nunca. No lloré cuando lo hice, aunque quise hacerlo. Nunca podré ser especial para él. No soy especial para él. Creo que es mejor olvidarlo todo. A veces pienso que debería hacer lo mismo con Asahi. Casi nunca está. Se enfadó conmigo hace unos días porque dice que no le sonrío. No puedo hacerlo cuando me intimida su manera de ser y es siempre tan hiriente y sarcástico. La verdad es que a veces le extraño. Pero a veces, nada más.

Como lo esperaba, Matthew-sama me habla cada vez menos. No me extraña. Pero tampoco tendría que sentirme apenado, después de todo, apenas y sí lo conozco. Fue bonita la ocasión en que pude ir a su apartamento a ver sus pinturas. Le cambié una por un cómic que compré. La pintura es muy bonita, pero la he dejado debajo de mi cama porque ya no puedo verla. No entiendo por qué. A veces quisiera acercarme a él, pero me da vergüenza el simple hecho de pensar que necesito de alguien que no sea yo, aunque solamente sea por compañía o por entablar una conversación. La verdad apenas y sí puedo hablarle. No tengo nada qué decirle. Es un poco triste. Él tampoco tiene nada qué decirme, de todos modos. Ni siquiera Asahi.

u: Está bastante desactualizado. Debo admitir que llevaba un diario de este niño desde que comencé a rolear y no me atrevía a postearlo porque me daba pena -afortunadamente ya abrieron la sección. ¡Yay (?)!-, pero tristemente el otro documento donde tenía el resto lo he extraviado -sí, no lo encuentro en mi PC- así que deberé reescribir y actualizar todo lo sucedido hasta la fecha -porque sí, me recuerdo de muuuuchas cosas, pero la uni y el trabajo me han asesinado xD-.

Spoiler:
Y bien... ¿Qué más? Ah. Ahora sí, Asahi y yo no estamos juntos. Lo supuse desde el inicio. No estamos juntos porque nunca lo estuvimos realmente. Pero fui muy idiota como para no haberme atrevido a ponerle un fin cuando las cosas comenzaron. No he vuelto a hablar con Matthew-sama, pero hay un chico llamado Alma. Se me acercó una noche, yo estaba muy triste, y no veía a nadie conocido. Me preguntó qué tenía... Y sentí calor. Tiene una sonrisa hermosa, aunque a veces siento que sería fácil hacerle llorar. Me cargó y me dió dulces. Lo besé. Él sonrojó y me sonrió. Nunca nadie había hecho eso por mí. Me hizo feliz... Pero no puedo dejar de pensar en él. Y en que no podrá estar conmigo, nunca, por más que lo desee, por más que el aire me falte y deba tomar un poco de mi medicina para no desmayarme de un ataque. Me he dormido con una sonrisa. Qué bien se ha sentido. Un beso con ternura.

A veces creo que lo he visto todo, o que nada más puede suceder, pero me equivoco. Casi siempre lo hago. Al menos últimamente. He rehusado tener cualquier contacto con Matthew, Brian me detesta desde que me besó. Era una noche fría. Tenía las manos heladas, aunque suaves. Me gustan. Son bonitas, algo toscas. Me llevó al parque. No quise decir mucho, temía volver a la realidad o decir alguna tontería. Pero no. En realidad me sentía demasiado sobrecogido como para ello. Su beso fue muy sencillo. Fue corto, y amable. Él es amable. Siempre, pero nada más, por eso no puedo esperar otra cosa. Aún así, siempre seguirá con Marcontí-sama, y Brian me seguirá odiando sin que yo sepa por qué. Me alejé de su 'padre'. Aún no me habla.

Hoy fue el cumpleaños de Asahi. Le dí una carta. Fui sincero, lo más que pude, para que supiera lo que sentía por él. No es suficiente. Me odia. Se enteró de lo de Matthew. Le dije que quería alejarme definitivamente de él. Asahi le detesta, y es recíproco porque ambos se odian. Pero Haruka escuchó. Así que supo que le había querido. Me lamento mucho habérselo dicho. Probablemente estaríamos juntos de nuevo, pero no ha sido así. Ahora la carta se fue al carajo y Asahi está con otro, así que ya no importa. El tiempo cicatriza las heridas. Pero yo no tengo ninguna cicatriz, siempre crecí dentro de una burbuja. Quizá nunca hubiera debido salir de ella... El mundo real es terrible. Me siento triste, pero no puedo llorar. Solo Haru me sacó las lágrimas, aunque no me consoló nunca. Nadie puede consolarme. Siento que esto que guardo dentro no sanará nunca. Ni siquiera un nuevo amor. ¿Pero qué importa el amor? No podría extrañar algo que no he tenido.

Al final Matthew y yo hablamos de nuevo. Asahi se ha ido, aunque de vez en cuando lo veo acosando chicos, pero intento no fijarme. O fingir no hacerlo. Pero lo hago, y cada día duele menos. Matthew también duele menos. Creo que vuelvo a ser yo. Tal vez nunca debí sentir nada por ninguno, por nadie, ni siquiera por mí. Brian insiste en fastidiarme cada vez que me ve, pero no respondo. Me hace sufrir ver que Matthew no me defienda. Pero es lógico. Está defendiendo a Marcontí-sama de las cosas que le suceden. Es lógico, uno defiende a quien quiere. Me acostumbraré de nuevo a ser el conejo de indias.

Ha aparecido un hermano de Matthew-sama. Es su hermano menor. Se llama Aaron. Ambos son demasiado parecidos, excepto por el color de los ojos y la personalidad. Dice que quiere ser doctor, pediatra, para ser más específicos. Siempre he detestado a los niños. Yo soy un niño, y lo odio. Es muy sonriente y enérgico. Me asusta un poco, se me ha pegado como lapa. Es agradable, pero no quiero tenerlo cerca. Me repugna tanto... De lo que yo no soy. De lo que no quiero ser. Quisiera ver a Matthew-sama, pero me prometí sacarlo de mí para siempre. Ser su amigo. Su amigo. Nada más. Los amigos no se quieren de este modo, ni desean besarse. Yo lo deseo. Pero no sucederá. Aaron ha insistido en que yo le mostrase la ciudad, pero es tonto, ni yo la conozco. Siempre me la paso encerrado desde lo sucedido con Asahi y Matthew. No quiero a Aaron cerca. No quiero encariñarme con nadie.

No puedo creerlo. Aaron quiere quedarse conmigo. Que... Viva con él. Está loco. No quiero estar cerca de nadie. Quiero estar solo. Pero él no quiere estar solo, dice que le da miedo. A mí me da miedo tenerlo cerca. Me toma de las manos. A diferencia de su hermano, sus manos son suaves y tibias. Huele bien, tiene el cabello suave, y los ojos muy expresivos. Parece un perrito. A veces me hace sonreír, ahora que lo pienso. Ahora he decidido enterrarlo todo. Aaron me dijo que gustaba de mí. Que quería estar conmigo. Me ha besado. Su toque me repugna, como el roce con cualquier otra persona. Es otra persona para mí. Quiero que todos sean otra persona porque así todo será más simple. Me siento paralizado. Fue dulce. Como un niño pequeño. No parece tener 20 años.

Los días son más similares que cuando vine. Es curioso. Pero no, no debería sorprenderme. Todo es cosa de rutina. Aaron viene a verme ocasionalmente al instituto, pero cuido que nadie más lo vea. Si lo ven, será un problema. Ya no hablo con su hermano. No hay nada que decir entre él y yo. Aaron me hace salir de vez en cuando. Siempre que vamos por la calle me toma de la mano. A veces insiste en besarme, casi nunca correspondo, pero trato de no hacerle sentir mal. Trato de obligarme a sentir algo. Supongo que algún día lo lograré.

He aceptado mudarme con Aaron. Me dijo que me quería. Acepté porque así no tendrá que saltarse el muro para entrar al Instituto. Es muy peligroso. Lo hizo hace dos noches. Me besó mucho. Eso me hizo feliz. Poco a poco creo que le quiero. Me hace sonreír, pero me da miedo, aún así.

El apartamento es lindo. Es amplio, no muy lujoso, pero no está mal. Yo duermo en el sofá a veces. Aunque no le digo a Aaron que no duermo de vez en cuando. Me quedo durante la noche despierto. Sé que al lado está su hermano y su novio, que a veces viene y se queda con él. Intento ignorarlo. Debo dormir. La cabeza me duele mucho... Aaron insiste a veces en meterse a mi cama cuando duermo en ella. Me molesta, pero no lo echo. Cuando hace frío se siente bien.

Los días pasan. Cuando me despierto está ahí a mi lado, durmiendo con su expresión de niño, los labios entreabiertos y el cabello revuelto. Me hace sonreír. Quiero besarlo. Aunque no lo hago, no tengo valor. De vez en cuando hacemos el desayuno juntos. Aaron no cocina muy bien, yo tampoco sé, por eso pido la comida hecha para ambos, o moriríamos de hambre. No sé qué somos. Solo sé que estamos juntos, y que no hemos hecho el amor aún. No he tenido valor para desvestirme frente a él. O para besarle por cuenta propia. A veces le acaricio y le digo que le quiero. Que es lindo. Creo que Aaron tiene miedo de lastimarme. Lo agradezco. Y a la vez no me gusta. No quiero lástima. Quiero sentir. Pero me da miedo sentir. En el fondo, solo deseo que me toque, y que me bese como cuando me buscó en el Instituto.

No sé desde cuándo comencé a hacerlo, pero de cuando en cuando espío a Aaron. Le veo salir de la ducha por la mañana, desde mi habitación. Es muy guapo. A su modo. No se parece en nada a su hermano. Su cara infantil me desconcierta, contrasta demasiado con su cuerpo de hombre. Me pregunto si será virgen. O si le molestará que yo no lo sea. No he hablado mucho de lo sucedido con Haruka con él. Pero sabe que hubo algo alguna vez. Sin embargo no he entrado en detalles, no debe saberlos. Creo que me seduce un poco el que tenga ese aire inocente, hace que la cara me arda y me hormiguee el vientre. A veces aprieto un poco las piernas cuando estoy sentado en el sofá y el se quita la camisa frente a mí. El cosquilleo que me da me asusta. No comprendo esa costumbre de desvestirse frente a otros. Para eso existe el dormitorio, o el baño. En casa nunca me dejaban salir sin toda la ropa puesta. Siempre he hecho eso. Dudo que cambie pronto.

u: Updated. Aún tengo algunas lagunas, pero los roles guardados me ayudaron a recordar... x'D

Volver arriba Ir abajo

Re: Felicity Gray

Mensaje por Felicity Gray el Jue Jul 26, 2012 7:51 pm

Spoiler:
Aaron... Aaron insiste siempre en tomarme la mano y besarme, a veces hace ese sonidillo de 'Wan, wan', que en otra ocasión me hubiera resultado molesta... Pero que ahora me agrada. Me hace reír escucharle hacerlo y que me abrace, de vez en cuando me lame las mejillas y yo lo beso. Tiene un apodo, él es Turrón... Y Matthew-sama es Caramelo. O lo era, porque hace ya mucho no hablamos y tampoco tengo intención de hacerlo; no tengo muy claro qué son él y el señor Marcontí pero no me he atrevido a preguntar a nadie. No es mi asunto, sea como fuere. Tampoco he vuelto a ver a Alma, o a Asahi, y eso me pone un poco triste en el fondo. Hace unos días, Aaron me contó que cuando eran niños, él y su hermano fueron al parque y Aaron obtuvo un globito rojo... Pero a causa de Matthew el globo se le escapó y eso le hizo llorar. A mí me pareció tierno... Así que decidí encargar muchos, muchos globos para él. Serán todos rojos, ya que no puedo darle flores, porque es alérgico. A mí me encantan las flores, sobre todo las rosas blancas. Si muriera, me encantaría que lloviese, y hubieran muchas flores... Pero aún falta para eso. Antes mamá me decía un poco en broma y algo en serio, que no pasaría de los 30. Tal vez así sea, quién sabe. Por ahora solo creo que estoy menos solo cuando estoy con Aaron... Aunque seamos solo algo extraño y amorfo, y él ruegue por besarme, aunque a mí me aterre un poco llegar a amarle.

No puedo creerlo... Somos pareja. Hace ya bastante no escribo, supongo que por eso cuando releo lo que he puesto parece tan cortado. Fue extraño, y a la vez hermoso... Hermoso. No suelo usar esa palabra para describir algo que sucede en mi vida, y sin duda esto lo fue. Aaron lo es. Y lo amo. Pero únicamente me he atrevido a decirle que le quiero... Es lo único que me sale de la boca cuando me besa. Siento que voy a desmayarme cada vez que me acaricia, siento que desea acostarse conmigo pero no lo hace, porque teme lastimarme. Yo también tengo miedo, pero también quiero hacerlo con él. Me costó un poco entenderle al inicio, lo dijo muy rápido y acepté porque no sabía qué decía... Pero cuando comprendí... Bueno, no podía echarme atrás. Y no me arrepiento. Dormimos juntos. Nos abrazamos y besamos. Toda mi ropa huele a él. Eso me gusta, me consuela y me hace sentirme cada día menos solo.

Hoy en la mañana pedí globos de todos los tamaños posibles, todos en tonos rojizos. Le daré una sorpresa a Aaron, en agradecimiento por haberme pedido ser su pareja. Yo no habría podido decirlo, y se lo dije anoche. Es casi como si algo completamente nuevo comenzase. Por la tarde salimos de paseo. Todo iba bien, pero comenzó a llover. Olvidé el paraguas y Aaron también, así que tuvimos que correr. Desafortunadamente nos mojamos... Y nos abrazamos cuando decidimos caminar. Lo sentí temblar, tenía frío y yo también. Me besó en el elevador, y así me guió hasta nuestra casa. Nuestra casa, no puedo creer que esté escribiendo esto. Vio los globos. Llené la habitación con ellos. Desde ayer decidí dormir con él cada vez que me sea posible. ¡Estaba tan feliz! Me alzó y me besó. Nos besamos... E hicimos el amor. Se lo pedí, me hizo muy feliz el que no me rechazase. Ahora está durmiendo como cachorro. Se le ve muy feliz. Son casi las 2 a.m. Pero no podía dormirme sin escribir todo esto... Siento como si hubiera sido mi primera vez. Como si algo en mí comenzase a sanar. Soy su primera pareja. Y él mi primer amor sincero.

Como si nada, ya pronto será Halloween. También mi cumpleaños. No suelo hablar de ello porque no es una fecha que a mucha gente le guste, sobre todo por supersticiones. No creo que tenga nada en especial. De todos modos me disfrazaré de Immanuel Kant. Mamá me ha pedido fotografías así que deberé tomarlas y enviárselas. También mandará un pastel por correo. Le he dicho que si se atrasa se arruinará, pero aún así ha insistido. Si llega no pienso comérmelo a menos que esté seguro que está bueno. Curiosamente no he tenido ataques de asma, creo que se debe a que estoy bastante tranquilo en casa de Aaron.

Halloween... Día de todos los Santos. Sigo sin comprender qué tiene que ver el disfraz con esto. Pero me he puesto mi traje de Kant. Ni Aaron ni su hermano están. Ni idea de dónde habrán ido. Nadie se fijó en que era mi cumpleaños, pero no me siento mal. He ido a pedir golosinas y vi de pasada a Haru. Solo fue un saludo, no tenía mucho qué decirle de todos modos. Él era un pirata. Dudo poder comerme esos dulces, me hacen daño. Probablemente los regale en clase, tal vez así no me molesten por un día, pero me da igual porque no los pesco mucho que digamos. Espero algún día crecer, que lo dudo en realidad. Llegó el pastel. Está en la refrigeradora. No se arruinó afortunadamente.

Han pasado ya un par de semanas desde que escribí. No han habido novedades. La vida marcha bastante bien al lado de Aaron. Pronto será Navidad y él quiere que visitemos a su familia. Conoceré a todos sus hermanos y su sobrina. Me pregunto si les caeré bien. No suelo acercarme mucho a extraños pero sabré comportarme. Su sobrina se ve una niña adorable. Igual sus hermanos mayores. Todos se parecen... Y todos son muy guapos. Así lo veo en las fotografías que he logrado observar con Aaron. Me hubiera gustado tener hermanos. Debo avisar a padre y madre que voy de viaje. No creo que se nieguen. Están muy viejos y supongo que también saldrán. Le llamé a mamá para pedir permiso pero no respondió, así que dejé el mensaje de voz. Espero responda pronto. Debo comenzar a preparar mis maletas para el viaje. Pronto será Navidad. En unos días nos vamos. Veré a Matthew-sama. He intercambiado un par de palabras con él pero no es mayor cosa. Aaron me ha insistido en que comprasemos algo para él entre ambos. Escogimos una bufanda muy bonita que no creo que use, ya que siempre lleva puesta la misma. Le compré a mi cachorro una motocicleta. Le encantan esas cosas. Yo no sé conducir y dudo tener que hacerlo alguna vez. Se la entregarán la mañana de Navidad, solo espero que todo salga como lo he planeado.

El aeropuerto me trae recuerdos. Es como el primer día que estuve en la ciudad. Estaba lleno y no veía ni un solo rostro que me resultase familiar. Esta vez voy con mi... ¿Novio? Y su hermano, pero no paso de darle el saludo. Es como si tuviera una especie de aversión hacia él luego de lo ocurrido. Simplemente no puedo olvidarlo. Por suerte el tener cerca a Aaron hace que me tranquilice y no sienta rabia. El vuelo fue largo. Cansado... Fastidioso. No me moví en todo el camino. De cuando en cuando miraba por la ventana, y otras veces a Aaron. Él ha dormido. Ha sido lindo mirarle, me ha dado un poco de sosiego. La temperatura bajará cuando toquemos tierra. Hace mucho no estaba por este sitio, solo cuando salía de vacaciones hace dos años con papá y mamá. Cuando terminen las vacaciones de fin de año deberé reanudar los estudios. Me ha ido bien, como siempre. No es difícil al tener tan enterrado el hábito de estudiar. Incluso he adelantado algunas lecciones de cálculo y química. A veces me pregunto cómo hubiera sido mi vida durante este año si no me hubiera topado con Asahi o con Matthew-sama, o si Aaron no hubiese venido a la ciudad.
Seguramente seguiría siendo la misma porquería de todos los días. Está bien sentir, y tener amigos, solo me siento un poco menos yo. O tal vez soy más yo mismo y no me había dado cuenta antes. Comienza a amanecer. Acabamos de llegar a casa de los Summers y todos apenas despiertan, ya que sabían que vendríamos. La señora Summers es tierna y dulce. Me ha recibido muy bien, igual que el resto de la familia. Me agrada sentirme así. Todos son muy cálidos. Matthew-sama llevó la pintura de la familia de su hermano Peter. A pesar que todos la halagaron, preferí no decir nada. Era una de las que más me gustaban cuando me mostró sus trabajos la primera vez.

No he dormido en toda la noche. Me encontré a Aaron en el pasillo. Dormimos en habitaciones juntas pese a que su familia sabe que somos pareja, así que cuando nos encontramos nos encerramos en un cuarto vacío. Hicimos el amor. Me sorprender lo complicado que es no hacer ruido, aunque a mí me parecía que todo resonaba, pero nadie dijo nada. A excepción de Matthew-sama. Me ha parecido que estaba en el pasillo, detrás de la puerta, porque pude sentir su aura. Agradezco que no tocase ni dijese nada a nadie aunque creo que escuchó todo. Mañana es víspera de Navidad. Por la noche haré traer el regalo de Aaron. Seguro estará feliz cuando lo vea. Quiero ir de paseo. Será tan distinto de las ocasiones en que nos paseamos por la ciudad, pese a que me da miedo que vaya tan a prisa. Le gusta la velocidad y rezo porque no le pase nada cada vez que debe salir a la calle.

Navidad. Navidad. Hora de abrir los regalos. La cena estuvo bien, no comí mucho para poder dormir, porque he estado bastante cansado. Los Summers me han dado más regalos de los que me esperaba. Qué pena sentir no haber traído suficiente, pero tenía un regalo para cada uno. Aaron al fin vio su motocicleta y la bautizó 'Ramona'. Es un nombre peculiar para un artefacto como ese. Salimos de paseo y fuimos cerca del bosque. Me mostró algunos lugares donde solía jugar de niño con sus hermanos. Es una pena que pasase tanto tiempo en el hospital a causa de su corazón, pero es por eso que tiene un vínculo tan fuerte con Matt. Ha hecho frío. Estoy feliz. Llamé a papá y a mamá para desearles feliz Navidad. Ellos también están bien. Iremos a verles para Fin de Año y Año Nuevo, aunque será más difícil poder estar juntos una vez nos encontremos en mi casa.

u: Actualizado. Me ha costado un poco, debo poner en orden mis propios recuerdos y revisar los roles.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.