Yaoi Emotion

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Historia
Año 2.016, la actualidad. Muchas veces las personas habían imaginado como sería el mundo en un futuro, que novedades serían capaces de ir viendo con el tiempo y como iría evolucionando la raza humana. Muchos de ellos incluso habían pensando que con el avance de la tecnología y la ciencia y si alguna vez sería posible que los humanos fuesen algo más que eso. ¿Pero y si todo esto ya fuese una realidad? ¿Y si la ciudad por la noche tomase un aspecto diferente al habitual? Si deseas conocer más acerca de este mundo extraño y diferente no dudes en visitar la pequeña pero viva Ciudad Scarlatta.
Novedades
00.00
Foro reformado y re-abierto! Esperemos que nuestros usuarios disfruten con este nuevo estilo

00.00
Normas Actualizadas. Debido a la reforma del foro las normas han sido actualizadas, os pedimos que paséis a verlas de nuevo.

00.00
Nueva Mini-Sección. Reconocimientos! Que esperamos que pronto se pueda actualizar con la ayuda de todos.
Reconocimientos
Nombre apellido
Mejor Uke
Nombre apellido
Mejor Seme
Nombre apellido
PJ más activo
Últimos temas
» — Eliminar/Reactivar/Editar.
Mar Oct 24, 2017 1:45 pm por Cathaoir Kramer

» Re afiliación élite [Crisom Village]
Lun Sep 25, 2017 1:28 pm por Kael

» Zorrito -ID-
Dom Abr 30, 2017 10:09 pm por Kotaro

» REGLAS GENERALES
Dom Feb 19, 2017 9:02 pm por Dashiell

» Haruya nagumo
Lun Ene 09, 2017 9:33 pm por Youji

» Ritsuka Aoyagi
Dom Nov 06, 2016 10:48 pm por Ritsuka Aoyagi

» Que los pecados y los vicios te guien [Diony ID]
Lun Oct 03, 2016 7:46 pm por Youji

» Nishinoya [ID]
Lun Sep 26, 2016 6:24 pm por Youji

» Nos volvemos a encontrar [Privd]
Miér Sep 07, 2016 6:29 pm por Ashram

Afiliados

Élite 22/40
The Afterlife Oblivion
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best. Se le agradece a los creadores de códigos de Savage Themes. Emotion Yaoi esta bajo la protección de Creative Commons cualquier edición, texto o historia, pertenece a sus respectivos dueños, en el caso de cualquier plagio, tanto de diseño como cualquier otro tipo, será denunciado, garantizando de este modo la seguridad del foro y la de sus miembros. El diseño del foro está realizado por el staff, y las imágenes pertenecen a ZeroChan, a Danbooru y a DeviantArt.

Kiba

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kiba

Mensaje por Kiba el Sáb Jun 08, 2013 4:05 pm

Nick
Kiba.

Nombre:
Kiba Lowell

Edad:
49 años. // Aparenta unos 29 por su raza.

Curso o Trabajo
Ciudadano.


Apariencia:
De estatura alta (1,81 cm) y complexión robusta (78 kilos) aunque no tirando a un armario empotrado, sino más bien delgada y fibrada debido a su duro entrenamiento como guerrero y su propia sangre licántropo. Su piel es clara y tersa por la rama de sus padres al ser lobos, de hecho de ellos saco sus cabellos oscuros de su madre y unos ojos rojos, aunque éstos varían a violeta cuando se llega a cabrear y empieza a mostrar los típicos síntomas de la transformación licana. La estructura de su rostro es fina y lineada, muy parecida a la de su raza, aunque con algún que otro signo de que es diferente a un humano. Con labios finos y nariz normal, con un ligero puente.

Las ropas que suele usar Kiba normalmente son conjuntos de pantalones grises o azules oscuros, dependiendo del humor en el que se encuentre. Su mejor conjunto es una chaqueta negra con una estrella dibujada en el lado izquierdo de su pecho, con el vientre al aire y acabado en una capa. A juego lleva unos pantalones grises que normalmente están sujetos con una correa y una bufanda azul oscura.

En su vida cotidiana en la ciudad los atuendos suelen ser mucho más clásicos y normales, más concretamente para no llamar demasiado la atención debido a su secreto trabajo. Estos suelen ser camisas de colores oscuros y corbatas que destaquen en el conjunto que suele llevar. Pantalones a juego y para no quitar el sello en su personalidad suele colocarse sobre el cuello un pañuelo o bufanda de dicho color: Azul o azul oscuro // o rojo, si lleva vestimenta roja.
Spoiler:

Actitud/Personalidad:
Es alguien alegre y atrayente a simple vista. Una de esas personas que es capaz de convencer a cualquiera de hacer algo y llegar a ser muy persuasivo cuando quiere. Muy suspicaz a lo que el trabajo se refiere y muy trabajador cuando se encuentra con las manos a la obra. Aunque tiene un punto negativo, no todo lo que reluce es brillante y bueno. Nadie en este mundo es bueno o malo por naturaleza, simplemente se dejan llevar como le suele pasar y enseña su verdadero rostro. Esos son pensamientos que tiene en lo más profundo de su alma y que jamás los ha ocultado, especialmente a alguien que conoce de hace muchos años cuando él apenas tenía unos veinte años.
Protector con su familia a la que adora desde tiempo remotos, y a la que protegería con su propia vida si hiciera falta. Algo quisquilloso, pero todo porque su vida cotidiana lo ha vuelto a así. Además, el no saber dónde está su hijo lo está poniendo histérico.

Historia:
La vida de éste personaje es algo peculiar y diferente a la de los demás niños, puesto digamos que perdió a sus padres a muy temprana edad. Así que simplemente dándole un poco de pena lo acogieron en su seno una antigua escuela de guerreros y asesinos que pertenecían la resistencia de la rebeldía. Con ellos aprendió todo lo que sabe manejar ahora, incluido incluso el arte de la estrategia y derivados.

A la edad de unos quince o dieseis finalmente desarrollo sus habilidades como licántropo, la velocidad con la que se caracteriza y su propia fuerza. A cuenta de ello logro rápidamente hacerse un hueco en las altas esferas de los bandos callejeros y delincuentes, hasta que logro hacerse su propio grupo. Aunque sinceramente llevar ese camino no le convencía demasiado, mucho más cuando con vente años de edad conoció a alguien que por decirlo así le cambio la vida y la forma de verla. “Para poder vivir no hacia falta el robarle a otros su vida... pero más importante, así no conseguirás ser feliz” fueron las palabras que textuales uso ese chico cuando se entero a que se dedicaba el joven licántropo.

Esa amistad inexplicablemente y saliendo un vinculo un tanto extraño entre ellos, se estrecho, formando así una amistad que a pesar de los años seguía perdurando. Luego de varias aventuras y encuentros con algún que otro enemigo o simplemente Arictoratra, el grupo se disolvió. Haciendo que Kiba siguiera su propio camino al terreno de los negocios. Sin embargo, no es como todo el mundo se pensáis, cuando hablo de negocios me refiero a ser su propio jefe y conseguir por si mismo sus propios trabajos, aquellos que verdaderamente le convenían; bien porque fuera un encargo curioso y difícil de conseguir o simplemente porque le pagarían bien a la hora de entregar un trabajo.

¿Acaso ser un mercenario se consideraba un trabajo?

Para Kiba siempre y en cualquier circunstancia debía ser complicado de realizar, algo que le hiciera comerse la moral para lograrlo, no algo que le regalaran así sin más. Actualmente se encuentra viviendo en la ciudad de Maguria, aunque por razones de trabajo y de haber descubierto algo, se encuentra viajando hacia Eriador.
Alzó la mirada para disculparse de nuevo, esperando no haber golpeado a alguna muchacha (o muchacho) delicada o a alguno de los niños que correteaban por ahí. Sin embargo, lo que su mirada encontró no fue ni una señorita ni un pequeño: apenas unos centímetros mayor que él, con el cabello oscuro y ojos azul brillante, que lo observaban fríamente tras los cristales de unas gafas, se encontraba un hombre. Su entrecejo se frunció ligeramente ante su respuesta; sí, un hombre, y por lo visto, con un carácter un poco agrio.

-"No, no, esa no es la respuesta. Un "no pasa nada, tranquilo", estaría mucho mejor. O tal vez un "no te preocupes, no me has hecho daño", dadas las circunstancias "- repuso, sonriendo ampliamente -"Porque no te he hecho daño, ¿verdad?"- era imposible que se lo hubiese hecho. Al fin y al cabo, el choque no había sido tan fuerte como para causar daño alguno a nadie, y mucho menos a una persona a todas luces más fuerte que el mismo Ian. Porque hay que reconocer que realmente, el muchacho era poco menos que un enclenque; pero bueno, siempre era preferible asegurarse.

-"Tiendas de alimentación..."- murmuró, pensativo, barriendo con la mirada las calles del distrito comercial, hasta que encontró lo que buscaba. Se volvió hacia el hombre, alzando el brazo para señalarle una dirección, y sonrió -"Sí, mira. Allí te encontrarás una tiendita con víveres que está a muy buen precio, pero si caminas en aquella dirección está otra tienda, un poco más grande y con más variedad... aunque la mejor de todas es una que está en aquella otra dirección"- sonrió aún más, señalando otro punto distinto -"tiene comida en muy buen estado y a precios bastante decentes... bueno, al menos así me lo pareció. Yo vengo de allí"- resumió, señalando la bolsa con golosinas que llevaba en la mano -"El señor que la lleva es un poco arisco, aunque la muchacha que lo ayuda es más amable"

Sí, bueno, el pobre hombre sólo había preguntado por una tienda de alimentación, pero es que Ian era así. Le encantaba hablar, y muchas veces, lo hacía sin darse apenas cuenta: y tras tantos años viviendo con Armand, el joven se había acostumbrado a conversar con personas de pocas palabras. Porque había que reconocer que, a veces, al dollfie había que sacarle la conversación con sacacorchos.

-"Oh, por cierto... ¿quieres?"- invitó, ofreciéndole la bolsa de golosinas y caramelos para que el chico tomase alguna -"Venga, para compensarte por el golpe"


Como una costumbre su entrecejo se arrugó ligeramente, mostrando en ese justo momento una molestia ante tales palabras de aquel chico. «¿Se estaba quedando conmigo?» Pensó Kiba clavándole la mirada intensamente, no apartándola de ese muchacho que por lo que parecía era un puro charlatán. Al juzgar por sus palabras y su forma de moverse no le había hecho ningún daño, aunque tampoco es que le fuese a importar demasiado en realidad. Si hubiese sido una linda muchacha como la que había conocido en el camino hasta Irun, a lo mejor se hubiera preocupado algo, pero como no era el caso, no pensaba ni siquiera intentarlo. Aun recordaba las charlas y charlas Ilyon recriminándole por sus comportamientos de falta de humanidad, indicándole una y otra vez como era capaz de ser de dicha forma delante de personas normales.

-No, no me has hecho daño- Le indicó Kiba con una simple frase y miró a su alrededor, preguntándose por dónde demonios estaría la tienda de alimentación que estaba buscando. No quería perder ni un minuto, más precisamente cuando ciertamente no le sobraba en ese viaje. Aunque, por una vez que se tomase un simple descanso era algo que verdaderamente creía que no iba a importar. Total, tampoco lo estaba esperando nadie y no tenía ni un solo trabajo pendiente, debido a que ya los había entregado todos.

«¿Planeaba contarme su vida entera?» A juzgar por cómo comenzó a hablar y a señalar un lado y a continuación otro, para terminar en un tercero, parecía que así iba a ser. Con un entrecortado suspiró apenas perceptible en sus labios desvió su mirada a la calle donde debería estar ultima tienda, aquella que parecía que planeaba pasarse por cómo le había descrito aquel chico y de la que quizás consiguiera algo interesante... aunque tampoco se podía saber, las que había llegado a visitar en la anterior aldea tampoco era que pudiese conseguir mucho suministro.

Luego de eso siguió con aquel ofrecimiento al que Kiba dejo a cuadros y con los ojos desorbitados, pero recuperándose rápidamente por que no deseaba que se le notase delante de un completo desconocido. -No, pero gracias- Cuando se debían dar las gracias por algo el licántropo no era alguien que reparase en ello, eso sí, como no se las mereciera y lo obligaran a darlas, ahí sí que se le llegaba a hinchar bastante los “Huevos”. Como las personas que no paraban de dar las “Gracias” o decir “Lo siento” una y otra vez, por cualquier cosa que ocurriese. Las detestabas. -No, pero puedes arreglándolo llevándome allí directamente... ¿Qué te parece la idea?- Preguntó volviendo a mirarlo después de haber observado aquella bolsa de chucherías, preguntándose si no era ya demasiado grande para andar con esas cosas. -Y otra pregunta. ¿Dónde se encuentra en esta ciudad una buena tienda de armas?- Ya que ese muchacho le había indicado una primera vez, esperaba que esa otra pregunta también obtuviera respuesta.

---

Desde que su hijo y su amigo desaparecieron, junto al resto del equipo a estado esperando. Hasta que un día con la decisión de cierto elfo y amigo de la familia decidieron ir a aquel extraño mundo a buscarlos. Como solían decir, si la montaña no venía a Mahoma, Mahoma iría a la montaña. De esa forma traspasaron un portal mágico para ir a ese nuevo lugar y donde nunca había estado, encontrándose en un mundo totalmente nuevo y muy diferente a su antiguo hogar llamado Babel. Ahora estaban en Ciudad Scarlatta...

Gustos
-La comida, adora llevarse algo a la boca y poder degustarlo a gusto.
-El luchar cuerpo a cuerpo y llevar su cuerpo hasta el mismísimo límite, sobrepasando su propia humanidad para dejarse llevar por el animal que lleva dentro.
-El correr en su forma lobuna por el bosque y dejarse llevar por su propio instinto, pudiendo incluso revolcarse por el fango o agua de un lago.
-Una buena conversación y las mujeres, especialmente si éstas están bien dotadas.

Disgustos
- Los vampiros, los detesta y no soporta el olor que desprenden a muertos vivientes.
-Los tíos prepotentes y engreídos, como los empalagosos que le dan ganas de vomitar.
-Las broncas que puede echarle Kiaska si no vuelve pronto con su hijo Yuri.

Datos extras aparte:


Habilidades: Su alta velocidad al ser un licántropo y sus buenos reflejos, de los cuales la mayoría de las veces sale victorioso de ello en las batallas debido a ellos. Su buen olfato, es capaz de distinguir cualquier olor con solo llegue a sus fosas nasales. Muy bueno con los trabajos manuales y bastante habilidoso a la hora de aprender cualquier técnica o estrategia. Su encanto natural y engatusar a quien se proponga, por ello muchas veces consigue lo que quiere a la primera.

Debilidades: Su cuello, tiene una enorme marca de arañazos y colmillos, debido al fruto de haber tenido una lucha de vida o muerte con un vampiro que lo considera su archienemigo. El ser completamente nulo a la hora de usar la magia, porque aunque la posee es incapaz de manejar y hacer lo quiere, como lo comprobó una vez delante de un buen amigo suyo que es mago. Aun, a pesar de los años que tiene y ha vivido con la tragedia de su familia, todavía siguen rondándole alguna que otra pesadilla que lo desvela en mitad de la noche. Encontrándose en dichos casos completamente empapado en sudor y jadeante.

Si el personaje es una imagen sacada de un anime/juego/manga se pondrá esto (rellanado) :

Vincent Valentine ~ Final Fantasy 7 ~ Kiba.

.:"La parte difícil es dejar ir tus sueños... la fácil es soñar otra vez"



Última edición por Kiba el Sáb Jun 08, 2013 6:43 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiba

Mensaje por Kiba el Sáb Jun 08, 2013 5:41 pm

Ya terminada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiba

Mensaje por Youji el Sáb Jun 08, 2013 6:40 pm


FICHA ACEPTADA


El cømienzø es el fin Es tødø Es nada...Brindenle agønia. Cønviertan su existencia en nada

I'm the sacrifice Youji

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiba

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.