Yaoi Emotion

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Historia
Año 2.016, la actualidad. Muchas veces las personas habían imaginado como sería el mundo en un futuro, que novedades serían capaces de ir viendo con el tiempo y como iría evolucionando la raza humana. Muchos de ellos incluso habían pensando que con el avance de la tecnología y la ciencia y si alguna vez sería posible que los humanos fuesen algo más que eso. ¿Pero y si todo esto ya fuese una realidad? ¿Y si la ciudad por la noche tomase un aspecto diferente al habitual? Si deseas conocer más acerca de este mundo extraño y diferente no dudes en visitar la pequeña pero viva Ciudad Scarlatta.
Novedades
00.00
Foro reformado y re-abierto! Esperemos que nuestros usuarios disfruten con este nuevo estilo

00.00
Normas Actualizadas. Debido a la reforma del foro las normas han sido actualizadas, os pedimos que paséis a verlas de nuevo.

00.00
Nueva Mini-Sección. Reconocimientos! Que esperamos que pronto se pueda actualizar con la ayuda de todos.
Reconocimientos
Nombre apellido
Mejor Uke
Nombre apellido
Mejor Seme
Nombre apellido
PJ más activo
Últimos temas
» Zorrito -ID-
Dom Abr 30, 2017 10:09 pm por Kotaro

» REGLAS GENERALES
Dom Feb 19, 2017 9:02 pm por Dashiell

» Haruya nagumo
Lun Ene 09, 2017 9:33 pm por Youji

» Ritsuka Aoyagi
Dom Nov 06, 2016 10:48 pm por Ritsuka Aoyagi

» Que los pecados y los vicios te guien [Diony ID]
Lun Oct 03, 2016 7:46 pm por Youji

» Nishinoya [ID]
Lun Sep 26, 2016 6:24 pm por Youji

» Nos volvemos a encontrar [Privd]
Miér Sep 07, 2016 6:29 pm por Ashram

» Tu esclavo [Privado]
Mar Sep 06, 2016 3:11 pm por Benio/Kisshou

» { Héroe, villano, victima ∾♥ }
Sáb Sep 03, 2016 2:33 am por Joris Jurgen

Afiliados

Élite 22/40
The Afterlife Oblivion
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best. Se le agradece a los creadores de códigos de Savage Themes. Emotion Yaoi esta bajo la protección de Creative Commons cualquier edición, texto o historia, pertenece a sus respectivos dueños, en el caso de cualquier plagio, tanto de diseño como cualquier otro tipo, será denunciado, garantizando de este modo la seguridad del foro y la de sus miembros. El diseño del foro está realizado por el staff, y las imágenes pertenecen a ZeroChan, a Danbooru y a DeviantArt.

Rumpelstiltskin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rumpelstiltskin

Mensaje por Rumpelstiltskin el Lun Jul 22, 2013 6:46 pm



Nick: Rumpelstiltskin, Señor R.

Nombre: Luke Agustine Jackson

Edad: 28 años.

Curso o Trabajo: Agente de la CIA / Asesino a sueldo

Apariencia:
Es un sujeto con buena complexión física. Mide aproximadamente 1.80 mts., y pesa alrededor de 75 kgs. Puede lucir debilucho debido a su apariencia delgada, pero posee musculatura bien definida, mas no excesiva. Manos grandes, fuertes, bien proporcionadas con su estatura. Piel blanca, tersa, sin ninguna cicatriz a pesar de los maltratos que sufrió de niño.
Ojos de mirada dura y penetrante, fría y más bien inexpresiva, color celeste claro. Posee pestañas largas y rizadas, negras como el ébano, al igual que sus cabellos, mismos que lleva cortos y desflecados, casi siempre desordenados. Boca pequeña, pálida e inexpresiva, a veces lo único que muestra con ésta es una mueca de desprecio hacia los demás. Nariz respingada, perfectamente proporcionada con su rostro. Sus rasgos en general son suaves, como los de su madre.
Suele vestir siempre muy elegante, con trajes y corbatas de color negro, con una gabardina del mismo color. Usa lentes, al ser miope, aunque a veces se los saca cuando le son estorbosos. Cuando se encuentra fuera del trabajo suele llevar puesta ropa de colores apagados u oscuros.

Spoiler:

Actitud/Personalidad:
Brillante, pero también un poco 'chalado'. Su deseo de perfección raya en lo psicopático. No es un hombre que se caracterice por ser alguien amable. Es siempre parco de palabras, duro, poco dado a las muestras de afecto, y mucho menos a ser alguien expresivo en lo que respecta a sus sentimientos. Es vengativo, receloso, resentido, odioso. Siente un rencor profundo hacia el mundo a pesar de que trabaja con la Policía en el 'mantenimiento del orden', o mejor dicho, se dedica a diseñar e instalar redes de espionaje masivo entre la población para tener un mayor control de la misma. Piensa que todo lo que no sirva para hacer justicia sobre aquellos que desgracian la vida de los inocentes deben morir. Por ello tampoco siente la más mínima culpa cuando se trata de cumplir con sus encargos como asesino.
Es un fulano eternamente triste, siempre frustrado por su insaciable deseo de venganza. Perdió contra el hombre que más odiaba, contra el último que le faltaba, y por ellos es incapaz de perdonarse a sí mismo. En algunas ocasiones tiene lapsus de ternura con los que le rodean, y otras simplemente le da igual el hacer sufrir a los otros. Todos deben sufrir, según él, porque él no es feliz.
Otras facetas de su personalidad no están muy bien desarrolladas, o él se ha procurado siempre no mostrarlas para mantenerse siempre firme en sus propósitos. Nunca se ha enamorado, ni ha llorado al perderlo todo. Solo la rabia es lo único que lo mantiene vivo y le motiva a hacer su trabajo día a día.

Poder o habilidad:
»Tiene habilidades como hacker, así como para rastrear información donde sea y como sea.
»Sabe utilizar a la perfección arma de fuego, arma blanca, y es excelente en combate cuerpo a cuerpo.
»Es experto en escapismo.

Historia:
Es el hijo mayor de tres, de la difunta y desafortunada Claire Tyson. La mayor parte de su infancia temprana la vivió en la más absoluta miseria, cuasi hacinado con su abuelo quien vivía en Pensacola, Florida. Era un hombre que odiaba y abusaba de su madre desde que ella era una adolescente. Su madre se vio obligada a regresar a la casa del odiado progenitor cuando su 'pareja', Rafael Johnson casi la mató de una golpiza. Claire intentó buscar refugio en él luego de que el padre de Luke, Matthew y Joanna fuera a prisión por la misma razón de violencia intrafamiliar. Tanto Johnson como Collins la golpeaban, a ella y a sus hijos, o la apaleaban delante de los niños, pero aquella que motivó la huida de la joven Claire fue el colmo de todo. Collins había sido el amor de juventud de su madre, incluso había dejado la universidad inconclusa cuando quedó encinta de aquel hombre de malos modales, vulgar y machista. Pero éste la abandonó poco después de que concibiesen a sus hijos, y ella tuvo que recurrir a Johnson.

Desesperada, la madre de Rumpelstiltskin buscó ayuda a Servicios Sociales, hospitales, hogares de caridad... Sin resultado alguno. Nadie podía ayudar, o mejor dicho, no querían ayudar a aquella joven madre de ya 29 años. Con un abuelo alcohólico que siempre echaba en cara a Claire todos sus errores y que se rehusaba a prestarle la más mínima ayuda, Luke comenzó a albergar un odio tanto para con su padre como el progenitor de su madre, así como para todos aquellos que decidieron hacer oídos sordos de su llanto.
Sin embargo, la gota que derramó el vaso para los niños Tyson, en especial para Luke, fue cuando su madre visitó a un psiquiatra. Estaba exhausta, al borde de un colapso nervioso. Era una joven hermosa, pero demacrada, ansiosa, al borde del llanto, con un tic en el párpado derecho. El hombre no hizo más que recetarle calmantes, ir periódicamente a sesiones de terapia. Pero no le ayudó. No hizo nada porque alejasen a aquella atormentada madre y a sus hijos, sin dinero y sin casa propia, de aquellos hombres que tanto les hacían la vida imposible.

Claire Tyson se suicidó, ahorcándose con el cinturón de su ex pareja poco después de iniciada la terapia. Luke tenía 12 años en ese momento.

Este acontecimiento marcó definitivamente la vida de Luke y sus hermanos para siempre. El recuerdo quedó grabado a fuego en la mente de Luke, y le hizo jurarse acabar con todos aquellos que le arrebataron a su pobre y triste madre. Así fue como poco después del fallecimiento de su madre, él y sus hermanos fueron trasladados a New York, acogidos por la Diócesis Episcopal de ese estado. Su abuelo y su padre firmaron una carta de acuerdo para entregar a los niños al Estado, sin siquiera quejarse por el asunto. Al contrario, para ellos eran un estorbo. Pocos meses después de salir de aquel infierno, ya en New York, los tres fueron adoptados por una pareja de New Jersey, Howard y Martha Jackson. A partir de ese punto, la vida de los hermanos Tyson -ahora Luke, Matthew y Joanna Jackson- cambiaron radicalmente. Finalmente tenían una familia, una casa acogedora, eran amados y tenían todas las oportunidades que jamás pudieron ni podrían haber tenido de quedarse en su casa de Pensacola. Pero aún así, y a pesar de toda la felicidad que ahora vivían, Luke jamás olvidó el dolor y las penurias vividas. Les haría pagar a todos cuando tuviese la menor oportunidad.

Y fue así como terminó graduándose a los 22 años de la Universidad, como ingeniero programador y experto en diseño de sistemas. Le gustaban mucho las computadoras, la vigilancia, y todo lo que implicase tener el control sobre alguien. El control significa predicción. Significa poder. Nunca intentó hacer patente su mente brillante, ya que no quería llamar la atención de nadie. Para sus propósitos, no convenía que fuese notorio que era un genio. Era mejor pasar desapercibido. Poco después, tras haber obtenido puntajes perfectos en sus pruebas de aplicación, entró a trabajar en el área informática del departamento de investigaciones e informática de la CIA, cdonde comenzó a diseñar su obra maestra: una red de control y espionaje masivo. Ello le sirvió como pretexto para comenzar a seguirle la pista al hombre con quien iniciaría su larga lista de venganzas: el psiquiatra Frederick Stark. Adoptó el nombre clave de "Rumpelstiltskin" y averiguó todo sobre él, quién era, dónde vivía, cuánto dinero poseía, dónde, las claves de sus tarjetas de crédito... Todo. Iba a hacerle pagar de la misma manera que su madre murió: Enloqueciéndolo y haciéndole suicidarse. Fue un juego de años, varios, quizá unos tres. No recuerda bien. Pero fue un juego delicioso, la carta con la que inició todo aún está grabada a fuego en su memoria:



"Feliz 53.° cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte.
Pertenezco a algún momento de su pasado.
Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya.
Al principio pensé que debería matarlo para ajustarle las cuentas, sencillamente.
Pero me di cuenta de que eso era demasiado sencillo. Es un objetivo patéticamente fácil, doctor. De día, no cierra las puertas con llave. Da siempre el mismo paseo por la misma ruta de lunes a viernes. Los fines de semana sigue siendo de lo más predecible, hasta la salida del domingo por la mañana para comprar el Times y tomar un bollo y un café con dos terrones de azúcar y sin leche en el moderno bar situado dos calles más abajo de su casa.
Demasiado fácil. Acecharlo y matarlo no habría supuesto ningún desafío. Y, dada la facilidad de ese asesinato, no estaba seguro de que me proporcionara la satisfacción necesaria. He decidido que prefiero que se suicide.

Suicídese, doctor.

Tírese desde un puente. Vuélese la tapa de los sesos con una pistola. Arrójese bajo un autobús. Láncese a las vías del metro. Abra el gas de la estufa. Encuentre una buena viga y ahórquese. Puede elegir el método que quiera.

Pero es su mejor oportunidad.

Su suicidio será mucho más adecuado, dadas las circunstancias de nuestra relación. Y, sin duda, una manera más satisfactoria de que pague lo que me debe.

Verá, vamos a jugar a lo siguiente: tiene exactamente quince días, a partir de mañana a las seis de la mañana, para descubrir quién soy. Si lo consigue, tendrá que poner uno de esos pequeños anuncios a una columna que salen en la parte inferior de la portada del New York Times y publicar en él mi nombre. Eso es todo: publique mi nombre.

Si no lo hace... Bueno, ahora viene lo divertido. Observará que en la segunda hoja de esta carta aparecen los nombres de cincuenta y dos parientes suyos. Su edad comprende desde un bebé de seis meses, hijo de su sobrino, hasta su primo, el inversor de Wall Street y extraordinario capitalista, que es tan soso y aburrido como usted. Si no logra poner el anuncio según lo descrito, tiene una opción: suicidarse de inmediato o me encargaré de destruir a una de estas personas inocentes. Y usted vivirá hasta el último segundo del último minuto que le quede en este mundo sabiendo que fue el único responsable.

Salvo, por supuesto, que adopte la postura más honorable y se suicide para salvar así de su destino al objetivo que he elegido.

Tiene que decidir entre mi nombre o su necrológica. En el mismo periódico, por supuesto.

Como prueba de mi alcance y del extremo de mi planificación, me he puesto en contacto hoy con uno de los nombres de la lista con un mensaje muy modesto. Le insto a pasar el resto de esta tarde averiguando quién ha sido el destinatario y cómo. Así por la mañana podrá empezar, sin demora, la tarea que le espera. Lo cierto es que no espero que sea capaz de adivinar mi identidad, por supuesto. Así pues, para demostrarle mi deportividad, he decidido que a lo largo de los próximos quince días voy a proporcionarle una pista. O dos de vez en cuando. Sólo para que las cosas sean más interesantes, aunque alguien intuitivo e inteligente como usted debería suponer que esta carta está llena de pistas. Aun así, ahí va un anticipo, y gratis.

La vida era alegre en el pasado:
un retoño y sus padres a su lado.
El padre soltó amarras, se largó,
y entonces todo eso se acabó.


La poesía no es mi fuerte. El odio sí.

Puede hacer tres preguntas que se contesten con sí o no. Use el mismo método, los anuncios de la portada del New York Times.

Contestaré a mi propia manera en veinticuatro horas. Buena suerte. Tal vez desee también dedicar tiempo a los preparativos de su funeral. La incineración es probablemente mejor que un entierro tradicional. Sé cuánto le desagradan las iglesias. No creo que sea buena idea llamar a la policía. Lo más seguro es que se
burlen de usted, y sospecho que su altanería no lo encajará demasiado bien. Además, podría enfurecerme más; no se imagina usted lo inestable que soy en realidad. Podría reaccionar de modo imprevisible, de muchas formas malvadas.

Pero puede estar seguro de algo: mi cólera no conoce límites.

RUMPELSTILTSKIN"


Pero de paso acabó con Johnson: lo encontró, lo torturó y le grabó la "R" de su nombre clave sobre el torso con un cuchillo. Lo ahorcó en un poste, usando su cinturón, y lo dejó colgando frente a la entrada del edificio de apartamentos donde vivía. Todo sin dejar la más mínima huella o pista de su autoría. Luego le quitó la casa a su abuelo, comprándola y donándosela a una mujer negra, madre soltera y con tres hijos que necesitaba ayuda. Al viejo lo mandó a un asilo para dementes, donde iba a visitarlo por meses para restregarle en cara toda la fortuna que había amasado haciendo trabajos sucios para la gente de dinero. Había demostrado que era bueno para vengarse en nombre de otros, así que, ¿por qué no comenzar por vengarse de su pasado? Logró sobornar con sus influencias y dinero a uno de los guardias de la cárcel donde estaba su padre, en Texas, haciendo que unos reos lo asesinasen en una supuesta riña durante el almuerzo. Sin embargo, aún lo lograba acabar con Stark. Poco a poco, todo iba bien. Infiltrándose en su clínica como un paciente de nombre Roger Zimmerman, le había despojado de su casa, de sus cuentas bancarias, de su prestigio como psiquiatra, de su auto, de su empleo... De todo. Ahora... La pregunta era... ¿Por qué Rumpelstiltskin? Muy simple. Porque ese era uno de sus cuentos favoritos de niño. Lo leía con su madre, y ahora su vida giraba en torno a ello.


Spoiler:

RUMPELSTILTSKIN

Había una vez un molinero pobre que tenía una hija muy hermosa. Un día sucedió que tenía que ir a hablar con el rey, y para parecer más importante le dijo:

-Tengo una hija que puede hilar la paja y convertirla en oro.-

-Esa es una habilidad que me complace.- Le dijo el rey al molinero. -Si tu hija es tan lista como dices, tráela mañana a mi palacio y lo comprobaremos.-

Cuando trajeron a la muchacha, el rey la llevó a una habitación llena de paja, le dio una rueca y una bobina y dijo:

-Ponte a trabajar, y si mañana por la mañana no has convertido toda esta paja en oro durante la noche, morirás.-

Entonces él mismo cerró la puerta con llave, y la dejó sola. La hija del molinero se sentó sin poder hacer nada por salvar su vida. No tenía ni idea de cómo hilar la paja y convertirla en oro, y se asustaba cada vez más, hasta que por fin comenzó a llorar.

Pero de repente la puerta se abrió y entró un hombrecillo:

-Buenas tardes señorita molinera, ¿por qué estás llorando tanto?-

-¡Ay de mí!- Contestó la chica. -Tengo que hilar esta paja y convertirla en oro pero no sé como hacerlo.-

-¿Qué me darás...- Dijo el hombrecillo -...Si lo hago por tí? -

-Mi collar.- dijo ella.

El hombrecillo cogió el collar, se sentó en la rueca y whirr, whirr, whirr tres vueltas y la bobina estaba llena. Puso otra y whirr, whirr, whirr tres vueltas y la segunda estaba llena también. Y siguió así hasta el amanecer, cuando toda la paja estaba hilada, y todas las bobinas llenas de oro. Al despertar el día el rey ya estaba allí, y cuando vio el oro quedó atónito y encantado, pero su corazón se volvió más avaricioso. Llevó a la hija del molinero a otra habitación mucho más grande y llena de paja, y le ordenó y le ordenó que la hilara en una noche si apreciaba su vida.

La chica no sabía que hacer, y estaba llorando cuando la puerta se abrió de nuevo. El hombrecillo apareció y dijo:

-¿Qué me darás si hilo esta paja y la convierto en oro?- Preguntó él.

- El anillo que llevo en mi dedo. - contestó ella.

El hombrecillo cogió el anillo, y empezó otra vez a hacer girar la rueca, y por la mañana había hilado toda la paja y la había convertido en brillante oro. El rey se regocijó más allá de toda medidas cuando lo vio. Pero como no tenía suficiente oro, llevó a la hija del molinero a otra sala llena de paja aun más grande que la anterior, y dijo:

-Tienes que hilar esto en el transcurso de esta noche, si lo consigues serás mi esposa.-

"A pesar de ser la hija de un molinero" pensó, "no podré encontrar una esposa más rica en el mundo."

Cuando la chica se quedó sola el hombrecillo apareció por tercera vez, y dijo:

-¿Qué me darás si hilo la paja esta vez?-

-No me queda nada que darte.- Respondió la muchacha.

-Entonces prométeme, que si te conviertes en reina, me darás tu primer hijo.-

"Quién sabe si eso ocurrirá alguna vez." Pensó la hija del molinero. Y no sabiendo como salir de aquella situación le prometió al hombrecillo lo que quería. Y una vez más hiló la paja y la convirtió en oro. Cuando el rey llegó por la mañana, y se encontró con todo el oro que habría deseado, se casó con ella y la preciosa hija del molinero se convirtió en reina. Un año después, trajo un precioso niño al mundo y en ningún momento se acordó del hombrecillo. Pero de repente vino a su cuarto y le dijo:

-Dame lo que me prometiste.-

La reina estaba horrorizada y le ofreció todas las riquezas del reino si le dejaba a su hijo. Pero el hombrecillo dijo:

-No, algo vivo vale para mí más que todos los tesoros del mundo.-

La reina empezó a lamentarse y a llorar, tanto que el hombrecillo se compadeció de ella:

-Te daré tres días- Dijo. -Si para entonces has descubierto mi nombre, entonces conservarás a tu hijo.-

Entonces la reina pasó toda la noche pensando en todos los nombres que había oído, y mandó un mensajero a lo ancho y largo del país para preguntar por todos los nombres que hubiera. Cuando el hombrecillo llegó al día siguiente, empezó con Gaspar, Melchor, Baltazar... Dijo, uno tras otro, todos los nombres que sabía, pero en cada uno decía el hombrecillo:

-Ese no es mi nombre.-

En el segundo día había preguntado a los vecinos sus nombres, y ella repitió los más curiosos y poco comunes:

-Quizá tu nombre sea Pata de Cordero o Lazo Largo.-

Pero siempre contestó:

-No, ese no es mi nombre.-

Al tercer día el mensajero volvió y dijo:

-No he podido encontrar ningún nombre nuevo. Pero según subía una gran montaña al final de un bosque, donde el zorro y la liebre se desean las buenas noches. Allí vi aun hombrecillo bastante ridículo que estaba saltando. Dio un brinco sobre una pierna y gritó:

"Hoy hago el pan, mañana haré cerveza,
al otro tendré al hijo de la joven reina.
Ja, estoy contento de que nadie sepa
que Rumpelstiltskin me llamo."


Podéis imaginar lo contenta que se puso la reina cuando escuchó el nombre. Y cuando al poco rato llegó el hombrecillo y preguntó:

-Bien, joven reina ¿Cuál es mi nombre?-

La reina primero dijo:

-¿Te llamas Conrad?-

-No.-

-¿Te llamas Harry?-

-No.-

-¿Quizá tu nombre es Rumpelstiltskin?-

-¡Te lo ha dicho el demonio! ¡Te lo ha dicho el demonio!- Gritó el hombrecillo. Y en su enfado hundió el pie derecho en la tierra tan fuerte que entró toda la pierna. Y cuando tiró con rabia de la pierna con las dos manos se partió en dos.

Fin


Nadie, NADIE sabía quién era él, y por eso nadie tenía control alguno sobre su vida. Él sí. Tenía poder porque aún conservaba su nombre como un secreto para aquellos a quienes odiaba. Tendría siempre todas las de ganar mientras y ninguno de ellos supiera quién era aquel hombre que los estaba hundiendo poco a poco, de la forma más brutal posible. Era invencible mientras su identidad se mantuviese oculta. Pero no le duró mucho, porque si bien es cierto Luke y sus hermanos eran listos, el maldito viejo Stark les ganó, y les ganó por muy poco. Sin saber cómo, el maldito logró hacerse con una nueva identidad y averiguar todo sobre ellos. Acordaron un enfrentamiento a muerte entre él y el jodido Stark. Personal. Iba preparado para todo, llevaba googles de visión nocturna, ropa negra, armas... Pero por un descuido en su intercambio de palabras con el psiquiatra le tomaron desprevenido. Por fortuna solo le rompió el brazo, pero decidió no matarlo. Fue la única ocasión en su vida que se quebró y lloró como un niño, como en años no lo había hecho... Acordaron las paces, restituyendo al viejo con su dinero, propiedades y todo lo que le quitó. Acordó marcharse definitivamente de Estados Unidos y no volver más.

Por ello está ahora en Ciudad Scarlatta. Pidió un traslado como parte de su intercambio con Stark: su vida a cambio de salir en una especie de exilio. Rumpelstiltskin perdió, de momento, pero tampoco planea quedarse de brazos cruzados, porque ha acabado la batalla, mas no la guerra. Aún tiene una lista larga de gente de quienes desea vengarse, y no descansará hasta alcanzar su propósito.

Datos extra:
»Su verdadero nombre es Luke Agustine Tyson. Le cambiaron el apellido al ser adoptado.
»Su alias "Rumpelstiltskin" está basado en el cuento de los hermanos Grimm, del mismo nombre.
»Sus hermanos se podan Merlín (Matthew) y Virgil (Joanna).
»A pesar de no tener contacto con sus hermanos, los ama mucho y se preocupa por ellos.
»Hace ejercicio todos los días, no importa la condición del clima.
»Suele despertar todos los días casi siempre a las 4 am.
»Tiene guardada en su casa todas las cosas de su madre.
»No tiene más parientes vivos, salvo su abuelo, quien se encuentra aún en el asilo.

Le gusta:
»El chocolate.
»Las computadoras.
»La venganza y el odio.
»El té de todos sabores, caliente de preferencia.
»Los Froot Loops.
»La leche de chocolate.
»El poder.
»Fisgonear entre las cosas de la gente.
»Ser obedecido.
»Los juegos de estrategia.
»Los juegos de azar.

No le gusta:
»Ser desobedecido.
»Que le interrumpan cuando trabaja.
»Las muestras de afecto o cualquier signo de debilidad.
»La hipocresía.
»Perder una apuesta.

Ginoza Nobuchika - Psycho-Pass - Rumpelstiltskin

Historia basada -casi en su totalidad- en El Psicoanalista (Novela), de John Katzenbach

"La parte difícil es dejar ir tus sueños... la fácil es soñar otra vez"

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumpelstiltskin

Mensaje por Youji el Miér Jul 24, 2013 1:29 pm



FICHA ACEPTADA


El cømienzø es el fin Es tødø Es nada...Brindenle agønia. Cønviertan su existencia en nada

I'm the sacrifice Youji

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.